La pava y la mofeta

Las pavas son muy maternales; se muestran cariñosas, vigilantes y protectoras.

Gran parte de su tiempo lo dedican a atender, calentar, limpiar y cobijar bajo sus alas a los polluelos, pero hay algo curioso en su método.
Prácticamente todo su comportamiento maternal lo desencadena el piar de los pollos de pavo. Otros aspectos como su olor, tacto o aspecto desempeñan un papel secundario.

Si un pollo de pavo pía, su madre se ocupa de él, pero si no, la pava no le presta atención, en algunos casos incluso lo mata.

Experimento (M.W. Fox  1974)

El experto en comportamiento animal M.W Fox hizo un experimento con una pava y con una mofeta disecada. Para las pavas las mofetas son enemigos naturales, cuando una mofeta se acerca a una pava, esta la recibe con rabiosos graznidos y picotazos.

En la primera prueba del experimento arrastraron con una cuerda a la mofeta disecada hasta la pava, y esta de inmediato lanzo un furioso ataque.

En la segunda prueba introdujeron un pequeño cássete dentro de la mofeta con una grabación del piar característico de los pollos de pavo. La madre no solo acepto que la mofeta se acercase a ella, sino que incluso la cobijo bajo sus alas.

Cuando se apagaba el cássete, la mofeta era atacada de nuevo con furia por la pava.

En el experimento la pava resulta ridícula, acoge a un enemigo natural porque pía y maltrata o incluso mata a uno de sus polluelos porque no lo hace.
Actúa como un autómata, con el instinto maternal controlado solo por ese sonido.

Hay más ejemplos parecidos a este con rituales de cortejo o de apareamiento de animales.

Robert Cialdini autor del libro Influencia (Ciencia y práctica) se refiere a estos caso como “Click bzzz”.
Se produce un chasquido (clic) y se activa la cinta apropiada; suena un zumbido (bzz) y se inicia la secuencia estándar de comportamientos.
En este ejemplo el click es que la mofeta se acerca, se activa la cinta, bzzz, defiendo mi territorio. Comportamientos automáticos.

¿Y que pasa con los seres humanos?

Nosotros también tenemos cintas programadas de antemano.
Los modelos humanos de comportamiento automático tienden a ser aprendidos en lugar de instintivos, y a mostrar mayor flexibilidad.

Vivimos en un entorno extraordinariamente complicado y para movernos en él necesitamos atajos.

No disponemos del tiempo, energía ni capacidad para identificar y analizar todos los aspectos de cada una de las personas, acontecimientos y situaciones con las que nos enfrentamos.

Así que debemos recurrir muchas veces a un conjunto de reglas para reaccionar sin pararnos a pensar.
Estos atajos que hace nuestra mente nos permite decidir más rápido ante una decisión intuitiva pero NOS PUEDE LLEVAR A ERRORES.

Es importante conocer estas trampas que nos crea el cerebro para prevenirnos y tomar mejores decisiones. Cuando estos errores se repiten una y otra vez en circunstancias similares son lo que se llaman SESGOS COGNITIVOS.

En esikigai te iremos contando diferentes sesgos para que los identifiques en tu día a día.
Como por ejemplo…

Falacia del costo hundido

Una vez hemos invertido tiempo, recursos y/o dinero, continuaremos invirtiendo más. Y sucede porque nos resistimos a perder la inversión que ya hemos hecho, aunque veamos que eso no va a ninguna parte.

Sesgo de falso consenso

Las personas tienden a presuponer que sus propias opiniones, creencias, predilecciones, valores y hábitos están entre las más elegidas, apoyadas ampliamente por la mayoría. Esta creencia es un sesgo que exagera la confianza de los individuos en sus propias creencias, aun cuando éstas sean erróneas o minoritarias.

Puede ser que en un grupo tengas una opinión diferente a los demás en un determinado tema y presupongas que todos piensan como tu.

Sesgo de confirmación: cuando solo vemos lo que queremos ver

Muchas de nuestras ideas a menudo se basan en el hecho de que prestamos atención de forma selectiva a la información que verdaderamente defiende nuestras ideas, a la vez que ignoramos inconscientemente aquella parte de la información que no comulga con nosotros.

Efecto Espectador

Es el fenómeno psicológico que hace que sea menos probable que actuemos en una situación de emergencia cuando hay personas mirando, que cuando estamos solos.

Artículo anteriorF.A.S.T.E.R
Artículo siguienteEfecto contraste

Últimas entradas

Ley de Goodhart

La mente humana siempre quiere ganar, sin importar el juego que se esté jugando.Podemos verlo en muchas áreas de la vida:

La rueda de la autoayuda

Hay muchos libros de autoayuda en el mercado. Unos para decirnos que podemos conseguir cualquier cosa que nos propongamos,...

Maldición del conocimiento

¿Te ha pasado alguna vez que, alguien te esta explicando algo y de repente no entiendes nada? La persona empieza a utilizar...

SANDWICH DE VERDAD

Combatir los bulos con la técnica: Sandwich de verdad. Cada vez son más comunes los bulos entre toda...

Sabías esto...