Ajusta las velas – Flexibilidad

EL PESIMISTA SE QUEJA DEL VIENTO; EL OPTIMISTA ESPERA QUE CAMBIE; EL REALISTA AJUSTA LAS VELAS — WILLIAM GEORGE WARD

Tener una mentalidad flexible es una cualidad muy importante en nuestras vidas. Se trata de ser conscientes de que muchos problemas o situaciones no son blancos o negros, sino que nos podemos mover en una escala de grises, observando que no hay soluciones únicas, sino múltiples caminos para llegar a un mismo sitio.

La mentalidad flexible está muy relacionada con la creatividad, con el pensamiento lateral.

Las personas flexibles son más osadas: Se atreven a enfrentarse a más situaciones, eso hace que tengan más oportunidades de que les pasen cosas, lo cual a veces se confunde con la suerte. Pero en realidad asumen más riesgos y sufren menos en situaciones de incertidumbre, ya que están más acostumbrados a ella.

La flexibilidad se podría relacionar con varias claves estoicas.

Claves estoicas

La ataraxia: Para los estoicos la ataraxia era sinónimo de serenidad, de estar presente. Se trata de no culparse por el pasado ni angustiarse por el futuro. Esa calma mental ayuda a poder afrontar los problemas del  presente.

La dicotomía de control: La vida está llena de situaciones imprevistas que no se pueden controlar. Las personas flexibles saben diferenciar mejor  las cosas que dependen de ellos y las que no. Se trata de no perder tiempo ni energía con las segundas y centrarse en las primeras.

Vista de pájaro: Una de las  características de una persona flexible es la capacidad de pensar a lo grande, saber distanciarse del problema y verlo en un contexto más amplio, evitando dejarse llevar por las emociones del momento o por sus creencias.

Las personas flexibles no se lamentan ante los errores, aprenden de ellos. Tampoco huyen de las criticas, ya que las ven como un impulso para mejorar. Y sobre todo, saben reírse de sí mismos.

Empatía

Una mentalidad flexible ayuda a ponerse en el lugar de los otros y, aunque no se compartan sus pensamientos o creencias, enseña a escucharlas y aceptarlas. Esto consigue un mayor aprendizaje y visión más amplia de los acontecimientos. Eso no quiere decir que las personas flexibles cambien de opinión de manera más fácil, sino que saben escuchar diferentes opiniones a las suyas, enriqueciendo su visión del mundo.

“La persona sabia es flexible, como un bambú contra el viento”- I Ching

Últimas entradas

Protegido: ¿Cómo puede ser?

El libre albedrío es el poder de decisión que otorga a los seres humanos la capacidad de elegir sus acciones de forma...

La ética de la creencia y la policía del...

¿Solo somos responsables de nuestros comportamientos y de lo que hacemos, pero no de lo que pensamos? ¿O tenemos el deber y...

Ajusta las velas – Flexibilidad

EL PESIMISTA SE QUEJA DEL VIENTO; EL OPTIMISTA ESPERA QUE CAMBIE; EL REALISTA AJUSTA LAS VELAS -- WILLIAM GEORGE WARD

Abelardo un revolucionario en su época

En esta entrada vamos a hablar sobre ética, moralidad y Abelardo. No nos referimos al futbolista que jugó en...

Sabías esto...