Voluntad y Ayuno de Dopamina

Si el otro día hablábamos de inteligencias, hoy hablamos de un tema no menos importante, la voluntad. De hecho, la voluntad y la inteligencia van de la mano.

La voluntad es la clave para conseguir lo que uno se ha propuesto. Es el top one de nuestra conducta, la capacidad que tenemos de ponernos objetivos y el camino que realizamos parta conseguirlos.

Es algo que se adquiere, que se entrena. El doctor Enrique Rojas, autor del libro “La conquista de la voluntad” la define como la capacidad para aplazar la recompensa.

¿Y cómo conseguimos tal cosa?

Gracias a nuestra corteza prefrontal.

Se trata de diferenciar entre el desear algo y el querer algo. El deseo es más pasajero, viene determinado por el aumento de dopamina que tenemos cuando nos imaginamos algo que nos resulta atractivo. Depende más de la amigdala y por lo tanto es más emocional.

Por el contrario, el querer es determinación, es un propósito que nos fijamos a más largo plazo.

El deseo es un contrato que haces contigo mismo para ser infeliz hasta que consigas lo que quieres. (Naval Ravikant).

Enrique Rojas diseñó un decálogo sobre como fomentar la voluntad

Como fomentar la voluntad

1. La voluntad necesita un aprendizaje gradual, hay que crear hábitos. Se trata de fijar un objetivo e ir labrando el camino para conseguirlo.

2. Hay que vencer recompensas inmediatas. El premio fácil y rápido no nos ayuda a conseguir objetivos.

3. Cualquier avance en la voluntad se hace más fácil si hay motivación. Por eso es importante que nuestro objetivo esté alineado con nuestras creencias y nuestros gustos.
El que sabe lo que quiere tiene la voluntad preparada para la lucha.

4. Los objetivos deben ser claros, precisos, bien delimitados, medibles y además estables. Para evitar dispersarnos o intentar abarcar más de lo que podemos debemos tener nuestro plan bien pensado.

5. La voluntad se educa y es función de los padres que así lo hagan.  

6. A medida que uno tiene más voluntad se gobierna mejor y no se deja llevar por el estímulo inmediato. El dominio de uno mismo, es uno de los retos más nobles y que nos elevan por encima de las circunstancias.

7. El orden es muy importante, tanto el orden en nuestra cabeza como en el exterior (habitación, despacho, casa)

8.Constancia. Hay que ser perseverantes e ir poco a poco consiguiendo pequeñas metas.
Es la política de los pequeños vencimientos.

9. Una buena y adecuada educación de la voluntad es un indicador de madurez de la personalidad. Una persona con voluntad llega en la vida más lejos que una persona inteligente

10. La educación de la voluntad no se termina nunca.

En relación con la voluntad, como hemos visto anteriormente, se encuentra una hormona llamada dopamina. La dopamina forma parte de nuestro sistema de recompensa.

La dopamina

La dopamina es la molécula de la motivación, el combustible de nuestros sueños. Sin dopamina no haríamos ningún esfuerzo. Pero tiene su lado oscuro, tan pronto como sube, baja y hace que lo que deseas no lo disfrutes por mucho tiempo.

La dopamina aumenta en la fase de anticipación (antes de conseguir algo) para posteriormente comenzar a disminuir. A la dopamina le interesa la persecución, no la posesión.

Sin control, la dopamina puede derivar en adicción, ya que nos dejamos llevar por nuestro lado más emocional, sin activar nuestra corteza prefrontal, nuestra voluntad.

Por eso últimamente se habla mucho del: el ayuno de dopamina.

El ayuno de dopamina

Para entender esta concepto es importante explicar que existen situaciones que secuestran nuestro sistema de recompensa. Activan nuestra atención para obtener un pico rápido de dopamina a cambio de recompensas rápidas y fugaces. Un ejemplo sería los likes en redes sociales, comida basura, los videojuegos, apuestas, pornografía.

El objetivo del ayuno de dopamina sería ACTIVAR LA VOLUNTAD, y limitar el acceso a este tipo de actividades de recompensa rápida.

El objetivo es ser capaces de controlarnos ante comportamiento impulsivos y que no nos conducen a nada.

Reserva de vez en cuando unos días durante los cuales te contentarás con la comida más simple y la ropa más áspera. Luego te preguntarás: ¿Es esto lo que tanto temía?” – Séneca

Últimas entradas

Memoria Episodica

En esta entrada explicamos como se divide la memoria a largo plazo. La memoria episódica forma parte, junto a...

Las 4 fases esenciales del aprendizaje

Uno de los psicólogos más influyentes de la psicología humanista de la Historia, Abraham Maslow, definió el proceso de aprendizaje en 4 etapas:

Mentalidad fija vs Mentalidad de crecimiento

La psicologa Carol Dweck, una de las investigadoras más importantes del mundo en el campo de la psicología social y desarrollo, diferenció...

¿Por qué recordamos las caras antes que los nombres?

Te acuerdas de ese chicho que iba a tu clase, ese que tenía una hermana que trabaja en la tienda al lado...

Sabías esto...