Resiliente VS Resistente

Resiliencia es una de las palabras de moda. Se está usando mucho a propósito de la pandemia que hemos vivido. En España, incluso se habló de Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia para superar el coronavirus. Sin embargo, no siempre se usa con propiedad. Y, en demasiadas ocasiones, se confunde con resistencia, otra palabra que suena muy parecida pero que no es lo mismo.

¿Qué significa para ti que alguien sea resiliente?

Tendemos a pensar en alguien que es capaz de soportar dificultades y de seguir adelante, alguien que no se rompe a pesar de los golpes que le caigan. Alguien que resiste.

Muchas veces asociamos ser resiliente a ser resistente pero no son lo mismo.

Resistir implica soportar aunque suponga un desgaste. Un dique en el mar resiste las olas, aunque poco a poco lo vayan erosionando.

Etimología

El origen latino de resistencia es resistere. Está compuesto del prefijo “re” (volver) y del verbo “sistere”, que se traduce por mantenerse en pie, estar. Quien resiste, no se mueve, permanece.

La palabra resiliencia proviene del latín resilio que, a su vez, está conformado por el prefijo “re-«(volver) y “silio” saltar. Se podría decir que significa “volver de un salto”, resaltar, rebotar.

En física y en química la resiliencia es la capacidad de un material para recuperar su forma inicial tras sufrir una fuerza que lo deforme.

¿En qué se diferencia la resiliencia de la resistencia?

Quien resiste no se mueve de su sitio. En cambio, el resiliente se mueve, pero sin alterar su estructura fundamental y regresando de inmediato a su estado anterior. No es lo mismo toparse con una pared que con una cama elástica.

Los psicólogos establecen una clara distinción entre ambas cosas. Imagínate que estás pasando por una situación difícil. Por ejemplo, ha fallecido tu pareja y te encuentras solo y desamparado. Puede que resistas al dolor y a la soledad con un gran esfuerzo. Te vas desgastando poco a poco, pero sufres y resistes como una roca inmóvil a la adversidad. O puede que aproveches esta situación para ver la vida de otra manera y salgas de la misma fortalecido. Te adaptas y terminas por aprovechar una desgracia para crecer como ser humano. En este segundo caso, la resiliencia sería tu condición.

Esto no va de ser mártires ni de soportar todo lo que nos venga en la vida, sino de encontrar formas de recomponernos y de volver a nuestro estado original o a uno mejor.

Aquí encaja muy bien el concepto del que hablamos en otra entrada de esikigai, el concepto de antifrágil. (La antifragilidad es más que resiliencia y robustez.)

La antifragilidad podría ser el culmen de la resiliencia.

Últimas entradas

Resiliente VS Resistente

Resiliencia es una de las palabras de moda. Se está usando mucho a propósito de la pandemia que hemos vivido. En España, incluso se...

Resistencia a lo que es y compulsiva tendencia a...

Hay un raro mecanismo en la mente, que es fuente de incertidumbre, desdicha innecesaria, sufrimiento. Es una misteriosa resistencia a lo que...

Error Humano

Cuantas veces nos pasa el querer realizar un acción y terminar haciendo otra sin darnos cuenta. Llegar a la cocina y no...

Visualiza tu vida, 20 años no es nada…

Que cierto es eso de que conforme te vas haciendo más mayor el tiempo pasa más rápido. Tiene su lógica y también...

Sabías esto...