¡No sin mi grupo!

Si pensamos en sociedad, pensamos en grupos. Como repetimos constantemente en nuestras entradas, somos seres sociales.

“Durante la mayor parte de su vida, la persona adulta no actúa puramente como individuo, sino como un miembro de un grupo social” (Lewin)

Tal y como dice Lewin, lo normal es que cada uno de nosotros pertenezcamos a varios grupos a lo largo de nuestra vida (grupos por sexo, etnia, cultura, nacionalidad, edad, hobbies…).
De hecho, gran parte de nuestras interacciones están determinadas por nuestra pertenencia a grupos. En ocasiones los grupos serán importantes para nosotros (grupo de amigos, grupo de trabajo…) y otras veces los grupos los formaremos durante un breve periodo de tiempo sin ninguna trascendencia para nuestra vida (grupos por filas en clase, grupos por orden alfabético para entrar a algún lugar…).

A continuación, explicaremos algunos paradigmas y teorías que demuestran las consecuencias que tiene el ser parte de un grupo.

En psicología social se analiza tanto la pertenencia endogrupal como las relaciones intergrupales. Lo característico suele ser que las personas dejamos de comportarnos individualmente para pasar a hacerlo de manera grupal, nos olvidamos del “yo” para pasar a ser “nosotros”.

Relaciones intergrupales

Vamos a explicar dos teorías basadas en las relaciones entre grupos.

TEORIA DEL CONFLICTO REALISTA

Esta teoría se basa en el experimento de “La cueva de los ladrones” realizado por Sheriff y explicado en una entrada anterior. De manera resumida, Sherif realizó este experimento montando un campamento en un parque estatal con un grupo de jóvenes a los que dividieron de manera aleatoria en dos grupos antes de enviarlos al campamento. El experimento constaba de tres etapas:

1.La primera se centraba en alentar el sentimiento de pertenencia realizando actividades que afianzaban las relaciones internas de cada grupo. Así, los chicos comenzaron a desarrollar el sentido de pertenencia con su grupo y desplegaron su propia jerarquía y roles

2.En la segunda etapa, se buscaron situaciones de conflicto entre los dos grupos, sobre todo con actividades de competición. Esto creó sentimientos de empatía hacia el propio grupo y de odio y competitividad hacia el otro grupo

3.En la tercera etapa intentaron resolver las diferencias creando situaciones en las que los dos grupos tenía que colaborar entre ellos para conseguir las metas.

Fundación iS+D EXPERIMENTOS PSICOSOCIALES - Nº 8: La cueva de los ladrones:  conflicto y conciliación (Sherif y Sherif, 1961)

Lo que se observó con este experimento es que el conflicto ocurre sobre todo cuando los recursos son escasos. En la medida que un grupo percibe que el otro grupo representa una amenaza a sus propios recursos, se deteriorarán las relaciones entre los grupos.

Pero si para conseguir un objetivo, se requiere la cooperación entre los grupos, las relaciones mejorarán.

PARADIGMA DEL GRUPO MÍNIMO

Se trata de identificar las condiciones mínimas para que se produzca la discriminación entre el propio grupo (endrogrupo) y el ajeno (exogrupo).

Para ello, se crean dos grupos de manera arbitraria (por ejemplo tener los ojos de un color u otro, preferencia por un cuadro u otro…).

Los grupos solo se forman para el experimento, no hay historia previa de conflictos ni intereses. El anonimato de los sujetos es total, tanto a nivel individual como a la pertenencia grupal, y no existe interacción social entre los participantes.

En los resultados se observó que sin ninguna razón aparente los sujetos atribuyen mayor beneficio (puntos, dinero…) a los miembros de su grupo, incluso empleando estrategias para conseguir no solo el máximo beneficio endogrupal, sino la diferenciación máxima entre los dos grupos. Es decir, prefieren sacrificar el beneficio endogrupal para maximizar la diferencia con el otro grupo.

El papel de la identificación con el grupo

Está claro que las personas actuamos de manera diferente cuando actuamos como individuos que cuando lo hacemos como grupo.

Insko y sus colaboradores utilizaron el dilema del prisionero para analizar este efecto, al que llamaron “efecto discontinuidad individuo-grupo”. Tras realizar varios experimentos obtuvieron dos hipótesis:

  1. Hipótesis de la desconfianza basada en esquemas: Se observó que cuando interactuamos como grupo mantenemos unas expectativas más negativas sobre el comportamiento del oponente que cuando interactuamos como individuos. Esto ocurre porque se espera que los grupos sean más competitivos. Cuando el  dilema del prisionero se produce entre individuos, las expectativas serán de cooperación, mientras que si es entre grupos, la estrategia más racional es la competición. La elección de esta estrategia está motivada principalmente por el miedo a perder.
  2. La hipótesis del egoísmo compartido: Según esta hipótesis, cuando nos encontramos en un grupo, la interacción hace que nos apoyemos mutuamente buscando un interés común. Nos motivamos para ganar.

Conclusión

Para finalizar, podemos concluir que cuando estamos en grupo, solo por la mera pertenencia a éste, nos comportamos de forma diferente. En ocasiones porque el grupo nos aporta información correcta sobre la realidad en situaciones ambiguas y nos da esa claridad mental que necesitamos para actuar. Otras veces, cambiaremos nuestras forma de comportarnos simplemente porque deseamos la aprobación de los demás. De la misma manera, tanto el miedo a perder como la ambición por ganar cuando nos encontramos en grupo nos harán comportarnos de manera diferente a cuando estamos solos.

Artículo anteriorIatrogenia y … ¿Ayudaño?
Artículo siguienteEl efecto anclaje

Últimas entradas

Ley de Goodhart

La mente humana siempre quiere ganar, sin importar el juego que se esté jugando.Podemos verlo en muchas áreas de la vida:

La rueda de la autoayuda

Hay muchos libros de autoayuda en el mercado. Unos para decirnos que podemos conseguir cualquier cosa que nos propongamos,...

Maldición del conocimiento

¿Te ha pasado alguna vez que, alguien te esta explicando algo y de repente no entiendes nada? La persona empieza a utilizar...

SANDWICH DE VERDAD

Combatir los bulos con la técnica: Sandwich de verdad. Cada vez son más comunes los bulos entre toda...

Sabías esto...