La trampa de la felicidad

¿Quién no desea ser feliz? ¿Quién no desea tener una vida plena?  Pero, ¿Sabemos realmente qué es la felicidad?

El libro “la trampa de la felicidad” escrito por Russ Harris (médico y psicoterapeuta inglés) nos explica cómo vivimos en un constante intento de alcanzar la felicidad, pero cuanto más luchamos para conseguirla, más sufrimos. Para escapar de esta trampa nos presenta una terapia conocida como ACT: Terapia de compromiso y Aceptación. Esta terapia consta de seis principios para poder controlar nuestros pensamientos, vencer nuestros miedos y conseguir una vida plena.

Los 6 principios de la Terapia Compromiso aceptación

1) DE-FUSION
2) EXPANSION
3) CONEXION
4) EL YO OBSERVANTE
5) LOS VALORES
6) ACCIONES COMPROMETIDAS

Tras leer el libro, me ha parecido muy interesante la división que hace del “yo” en dos partes: 

– El YO PENSANTE: el que piensa, planea, juzga , compara, crea, imagina, visualiza, recuerda (la mente).

– El YO OBSERVANTE:  la concentración, atención y consciencia, no puede producir pensamientos, solo obsérvalos.

(ejem: Mirando una puesta de sol estás con tu yo observante, pero de repente te acuerdas de que tenías que haber traído la cámara, yo pensante).

Si somos conscientes de esta división, podemos intentar controlar el “yo pensante” y potenciar el “yo observante”.

1. TÉCNICA DE DE-FUSION

Normalmente, cuando intentamos dejar de pensar en algo, nuestra mente se focaliza todavía más en ello (intenta no pensar en un elefante verde). No se trata de evitar estos pensamientos sino de verlos como lo que realmente son, PALABRAS, un pedazo de lenguaje.
Pero, ¿qué podemos hacemos con esas palabras?
No se trata de saber si el pensamiento es verdad o no, sino ver si es un pensamiento útil, si me ayuda a conectar con lo que realmente valoro, si me ayuda a sacar provecho a mi vida y ayudarme a estar mejor.

Ejemplo: Soy un inútil en el trabajo, no valgo para nada, todo lo hago mal.
Puede que sea cierto, pero si el pensamiento no hace que me ponga las pilas para mejorar en mi trabajo, no será un pensamiento útil.

Si no es útil, la terapia ACT nos aconseja de-fusionarnos de estos pensamientos.

Técnicas para de-fusionarnos: Si nuestros pensamientos nos molestan:

  1. Podríamos ridiculizarlos poniendo un título a la historia que nos estamos contando (El gañán que no sabía hacer nada se va a currar…) 
  2. Podríamos ponerles alguna banda sonora de fondo (¿Qué tal Rocky? ¿O la banda sonora de la vida de Brian?)
  3. Incluso podríamos contar la historia con una vocecilla especial (Prueba con la voz de Mickey Mouse, Homer Simpson..)
  4. También podemos darle las gracias a nuestra mente: Gracias mente por contarme que soy un inútil en el trabajo, pero ahora voy a dedicarme a poder estudiar para mejorar mis habilidades.

2.EXPANSION

Un pensamiento no tiene por qué gustarte para que lo aceptes, el pensamiento está te guste o no, y combatirlo no hace más que consumir tu tiempo y energía. Intenta no juzgar las emociones como buenas o malas. Ninguna emoción es en sí misma buena o mala, hay que ver de dónde viene y para qué nos sirve.

La técnica de la expansión significa hacerles sitio a nuestros sentimientos. Si les damos espacio suficiente no nos presionan. La expansión libera energía para dedicarlas a otras actividades.

Cuando practicamos la expansión es preciso evitar al yo pensante y que dejemos de lado sus comentarios inútiles y conectemos con nuestras emociones, con nuestro yo observante. Los tres pasos de la expansión:
1) OBSERVAR: Adquirir consciencia de las sensaciones que experimenta tu cuerpo. Observa sus sensaciones, fíjate en los que sientes y dónde lo sientes.

2) RESPIRAR: Realiza varias respiraciones profundas, creando un centro de calma en tu interior. No se trata de librarte de tus sentimientos sino de crear un centro de calma en tu interior para poder darle cabida.

3) PERMITIR: Permite a tus sensaciones estar ahí, cuando tu mente pensante hable, dile «gracias» y sigue observando. Cuando tengas la necesidad de deshacerte de una sensación negativa intenta hacer las paces con ella. Ten paciencia. Modificar la sensación o librarse de ella no es el objetivo.

3.CONEXIÓN

El tercer principio de la terapia se trata de conectar con nuestro “yo observante” y qué mejor manera que hacerlo siendo conscientes del momento presente. En el libro explica varias técnicas para conectar tanto con muestro entorno, con nuestro cuerpo, con la respiración, con los sonidos.

Ejercicios Prácticos

Observa cinco cosas (Recomendado cuando te quedas enredado en tus pensamientos y emociones)
1. Haz una breve pausa.
2. Mira a tu alrededor y fíjate en 5 objetos que estés viendo.
3. Escucha con atención 5 sonidos que estés oyendo.
4. Observa 5 cosas que estés sintiendo físicamente.

Conecta con tu rutina matinal
Elige una actividad que sea parte de tu rutina y concéntrate por completo en lo que estas haciendo.
Por ejemplo elegimos la rutina de preparación del café por la mañana. Escuchar el sonido del recipiente del café al abrirlo, el olor del café molido, la textura del café al introducir la cucharilla, el olor del café recién hecho, el sabor del café, …

4.EL YO OBSERVANTE

Si somos capaces de realizar estos ejercicios llegaremos al cuarto, reconocer que no somos nuestros pensamientos, emociones, recuerdos…
Todo eso está fuera de quienes somos. Si dedicamos tiempo a conectar regularmente con nuestro yo observante, nos será cada vez más fácil estar presente y disfrutar del momento.

5. LOS VALORES

Este libro también nos ayuda mediante un cuestionario a identificar lo que realmente es importante para cada uno de nosotros, nos ayuda a identificar nuestros valores.
Una vez identificados los valores debemos hacer una lista de objetivos que nos planteamos en nuestra vida, estos pueden ser: inmediatos, a corto plazo, a medio o largo plazo.
Finalmente es necesario hacer planes para alcanzar estos objetivos.

Pregúntate:
1. ¿Qué pasos más pequeños se requieren para lograr este objetivo?
2. ¿Qué recursos necesito para dar esos pasos?
3. ¿Cuándo llevaré a cabo estas acciones?

Ejemplo: Si deseas mejorar tu forma física, te pones como objetivo hacer ejercicio tres veces por semana. Tu plan podría incluir:
1. Apuntarse al gimnasio.
2. Ropa o material adecuado.
3. Pensar el mejor horario posible y meterlo en la agenda. Mañana a la mañana me apunto al gimnasio y a las 6 de la tarde cuando termine de trabajar iré. Esta noche dejaré preparada la mochila.                      

Lo importante es no centrar nuestra vida en la consecución de los objetivos, siempre querrás algo más (adaptación hedónica) sino centrarla en los valores, que siempre estarán disponibles independientemente de las circunstancias.

6.ACCIONES COMPROMETIDAS

Y por último, una vez identificados nuestros valores, debemos emprender acciones efectivas, de nada sirve aprender si luego no ponemos nuestros conocimientos en práctica.

El autor resume en esta frase los seis principios esenciales: Acepta tu experiencia interna y permanece presente, conecta y elige una dirección que tú valores. Toma la iniciativa y actúa.

La forma en la que vives tu vida es una elección personal.

Últimas entradas

El poder de los segundos

La vida nos puede cambiar en un segundo, tanto para bien como para mal. Vivimos intentando mantener el control de lo que...

La dicotomía del control en el día a día

La dicotomía de control es una herramienta estoica que consiste en el conocimiento de que algunas cosas están bajo nuestro control y...

Hay algo que no cuadra

En el mundo occidental tenemos la calidad de vida más alta que los seres humanos hayan conocido jamás.

Narciso y las consecuencias del autoengaño

Narciso Liríope era una linda ninfa de agua y dio a luz a un bebe muy hermoso, al que...

Sabías esto...