Estrés y control

El libro y “Por qué las cebras no tienen úlcera” de Robert M. Sapolsky relata varios experimentos realizados en animales y humanos que explican la relación entre el control y el estrés.

Los humanos nos enfrentamos mejor a los agentes estresantes si disponemos de salidas para la frustración:  Dar un puñetazo, correr, hallar alivio en una afición. Incluso con solo imaginar salida al estrés es suficiente para obtener cierto consuelo.

La respuesta de estrés prepara a nuestro cuerpo para una súbita explosión de consumo de energía ahora mismo (salir corriendo para que no nos coma un león).  El estrés psicológico provoca los mismos efectos en nuestro cuerpo pero sin que haya un león cerca. Por eso, el tener alguna vía de escape le proporciona a nuestro cuerpo la salida para la que se estaba preparando.

La capacidad de predecir

Aunque tengamos una experiencia estresante, si ésta la podemos de alguna manera predecir, el impacto será menor. Por ejemplo, cuando nos encontramos en el dentista, con el desagradable sonido del torno, y nos dice “dos más y ya hemos terminado”. Cuando acaba de perforarnos el diente por segunda vez, la tensión disminuye.  O cuando nos someten a una intervención quirúrgica, y nos explican que los dos primeros días habrá mucho dolor, que será constantes y que puede que no durmamos bien. Con esa información nos plantearemos cosas que hacer los dos primeros días para estar entretenidos. El dolor sería mucho menos llevadero sin esa información inicial, aunque sea el mismo.

Variabilidad

La variabilidad del agente estresante nos hace enfrentarnos a algo malo de manera diferente. Un ejemplo: Dos ratas son sometidas a descargas eléctricas: El primer día una recibe 10 por hora y la otra 50 por hora. EL segundo día las dos reciben 25 por hora. La primera rata el segundo día sufrirá mucho estrés mientras que la segunda se verá más tranquila.

Control

Cierta falta de control y capacidad de predecir puede ser interesante, da emoción a la vida. A veces demasiada capacidad de predecir es un aburrimiento. Las cantidades adecuadas de pérdida de control y capacidad de predecir constituyen lo que llamamos estimulación, pero la predicción nos ayuda solo en determinadas ocasiones.

Los avisos son menos eficaces ante agente estresantes muy poco frecuentes (hoy va a caer un meteorito) o ante agentes muy habituales (hoy en hora punta va a ver mucha gente en el metro).

La información justo antes o mucho antes de la aparición del agente estresante apenas contribuye a aliviar el estrés (te va a caer un cubo de agua fría en 5 segundos o dentro de 10 años tendrás un accidente grave).

La sensación de control también es importante. Se vio que las ratas que pensaban que podían evitar descargas apretando una palanca (aunque en realidad no era cierto) sufrían menos estrés que las que no tenía la palanca. 

En humanos también hay innumerables experimentos al respecto. Se realizó un estudio en el que a un grupo de pacientes con cáncer se les administraba los analgésicos de manera programada y a otro grupo les pusieron un mecanismo mediante el cual podían administrárselo ellos mismo cuando quisiera.  ¿Quiénes consumieron más analgésicos? El primer grupo. Cuando se está en la cama con dolor, sin saber cuanto tiempo ha trascurrido y sin saber si enfermería te ha oído la llamada, se piden calmantes no solo para aliviar el dolor sino también la incertidumbre. Si el paciente sabe que los medicamentos se hallan a su disposición el dolor se vuelve más manejable.

El contexto

Los efectos de la sensación de control sobre el estrés depende del contexto. Si el agente estresante es de tal clase que permite imaginar que podría haber sido bastante peor, nos hace sentir cierto grado de control “fue horrible pero imagínate como habría sido si hubiera pasado …”. Las personas con locus de control interno (las que creen que todo está bajo su control o que todo depende de sus acciones) tienen más respuestas de estrés que aquellas que asumen sus limitaciones cuando se enfrentan a algo incontrolable.  

En general, la sensación de control funciona mejor con los agentes estresantes leves.

Parece que tener el control siempre es positivo pero en ocasiones, tener una ilusoria sensación de control en un contexto equivocado puede ser muy malo.

John Henrismo

El libro explica un termino llamado “John Henrismo”. Este término se refiere al popular héroe americano que martillando con una taladradora de acero de dos metros de largo intentó vencer en una carrera a una taladradora de vapor. John Henri superó a la maquina pero murió. El John Henrismo implica la creencia de que cualquier reto se puede superar siempre y cuando uno se esfuerce los suficiente. Esto ocurre en las personas con locus de control interno.

Es importante saber cuándo las cosas están bajo nuestro control o no lo están. (Dicotomía de control)

Sesgo de correspondencia

Para terminar, en la relación entre el control y el estrés también está implicado el  sesgo de correspondencia, del que ya hemos hablado en entradas anteriores. Se trata de la tendencia a atribuir las causas de nuestras desgracias a hechos externos y en cambio pensar que a los demás les ocurre por sus características personales. 

Conclusión

En resumen, vivimos en una sociedad ávida de control y de certidumbre pero no podemos ni debemos controlarlo todo.

Manipular la sensación de control es probablemente la mayor variable de doble filo del estrés psicológico.

Todos los grandes cambios están precedidos por el caos” – Deepak Chopra

Artículo anteriorTodo bajo control (El efecto mariposa)
Artículo siguienteTipos de suerte

Últimas entradas

Valla de Chesterton

Se suele decir que en Hollywood cuando un nuevo ejecutivo de estudio reemplaza a uno anterior, elimina todos los proyectos de películas...

Efecto Spotlight (Foco)

Efecto Spotlight: por qué creemos que todos nos juzgan constantemente. Es la tendencia a sobreestimar la cantidad de personas...

Inteligencia fluida y cristalizada

Conocimiento es saber que un tomate es una fruta, sabiduría es no ponerlo como ingrediente en una macedonia. – Miles Kingston.

Siete Psicotrampas del pensamiento

Entrada basada en el libro de Giorgio Nardone “Psicotrampas”.En el libro explica de manera muy gráfica las trampas que nos hace nuestro...

Sabías esto...