Cuerpo y Mente

El dualismo cartesiano es un movimiento intelectual suscitado por el pensamiento de René Descartes en el siglo XVII. Se basa en la idea de que existen dos sustancias: la pensante (mente) y la extendida (materia).

El dualismo es la opinión de que la mente y el cerebro son cosas separadas.

Aunque esta teoría nació hace casi 400 años, podemos sentir como hoy sigue vigente en algunas esferas.

La forma de entender la medicina muchas veces se centra únicamente en los síntomas y signos corporales, sin tener en cuenta la relación con la mente.

Por otra parte, el estudio de la mente se hace desde una esfera cerebro centrista.

¿Pero realmente alguien duda de la conexión entre cuerpo y mente?

La respiración regula nuestras emociones

Ejercicios como el yoga, mindfulness.. han demostrado le influencia de la respiración sobre los estados mentales. Al realizar una respiración consciente podemos regular la actividad de la amígdala, hipocampo, ínsula.

Haz click aquí para leer la entrada de «El poder de la respiración».

Eje intestino cerebro

Las bacterias que compone la microbiota de nuestro intestino ​generan sustancias que funcionan como neurotrasmisores, que activan áreas cerebrales. Es muy común experimentar necesidad de ir al baño cuando estamos nerviosos, o sentirnos peor cuando nuestra dieta se basa en ultraprocesados.

Haz click aquí para leer la entrada sobre «el eje intestino cerebro».

Postura corporal y emociones

Se ha comprobado que nuestra forma de interpretar nuestra realidad y de sentir está muy vinculada a la postura corporal que adoptamos.

La postura depende de nuestro esqueleto, nuestros músculos y nuestro sistema propioceptivo. Pero con nuestra postura también somos capaces de expresar como nos sentimos. El lenguaje no verbal de la postura nos informa de cómo es una persona y cómo está en ese momento.

La postura afecta a la respiración y viceversa

Practicar técnicas en las que nos enfoquemos en como sentimos nuestro cuerpo darnos cuenta de cuándo perdemos el equilibrio, cómo reaccionamos ante los estímulos y cómo podemos generar una respuesta física o emocional más equilibrada.

Las psicólogas Amy Cuddy y Dana Canay realizaron una investigación que demostró que asumir “poses de poder” (colocar los pies paralelos a los hombros, con las manos en la cintura, brazos en jarra y mirada al frente) tiene efectos instantáneos en las emociones de las personas. EL mantener esta postura frente al espejo se relacionó con disminución del estrés y aumento de la seguridad en uno mismo.  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *