Como aprender eficazmente II

La Memoria

Muchas personas entienden la memoria simplemente como la capacidad de acumular datos e información sin significado. La memoria no es solo eso, es la capacidad que tenemos de aprender cualquier cosa, no solo datos (ideas, conceptos, procedimientos, habilidades, hábitos, …).

Tipos de memoria

Hay varios tipos de memorias que dependen del objeto del aprendizaje, y de diferentes regiones de nuestro cerebro.

Memoria a largo plazo

Es la que normalmente asociamos como ‘memoria’. Dentro de ella se pueden distinguir la que tiene que ver con los recuerdos, los conocimientos o la que tiene que ver con nuestras habilidades por ejemplo.
Es la que marca que realmente se ha producido un aprendizaje.

Memoria de trabajo

Espacio mental en el que podemos sostener una información de manera consciente en cada momento. ‘Ese lugar’ donde está la información a la que estamos prestando atención en cada momento, información que puede venir de fuera (nuestros sentidos) o de la memoria a largo plazo.

Por ejemplo si os pido que penséis de que color es un oso panda, se os activara la memoria a largo plazo, se consigue el dato y entra en la memoria de trabajo.

Es donde pensamos, razonamos,  imaginamos, recordamos, …

¿Tiene límite nuestra memoria?

La memoria a largo plazo es virtualmente infinita, no funciona en términos de espacio, en cambio la memoria de trabajo es muy limitada. La cantidad de información que podemos sostener al mismo tiempo es muy poca.

Se puede comprobar realizando una operación matemática compleja.
Piensa por ejemplo en una multiplicación (127*43), en esa operación notaremos las limitaciones.

Aprendemos conectando la nueva información que estamos recibiendo con los conocimientos que ya tenemos. Cuanto mas sabes sobre algo, más fácil es hacer conexiones hacia información relacionada con ello.

Cuanto más sé sobre algo, más fácil me resulta aprender sobre ello.

El conocimiento no solo no ocupa lugar sino que facilita absorber nuevo conocimiento”. Marcos Vazquez

Como aprender eficientemente

Héctor Ruiz y Marcos Vázquez nos hablan en Radio Fitness Revolucionario de técnicas para aprender eficazmente.

Para aprender algo nuevo tienen que pasar tres cosas en nuestro cerebro.

1-Codificar una información. Tenemos que introducirla y representarla en nuestra mente.
2-Esa información la tenemos que almacenar. Tiene que dejar un rastro para poder encontrar luego esa información.
3-Que seamos capaces de recuperar esa información, de encontrar ese dato.

¿Cuántas veces os ha pasado que sabes que sabes algo, pero no eres capaz de sacar la información de tu memoria?

Cuando recuperamos la información de la memoria a largo plazo, a eso lo llamamos evocar.
Cuando lo evocamos lo llevamos a la memoria de trabajo y somos conscientes de ello.

Estrategias de aprendizaje

Muchas veces a la hora de estudiar, nos centramos solo en la codificación. Nos enfocamos en la introducción de la información al cerebro.

Leer la información, releer, y volver a leer la información, leer lo subrayado…

Se crea un sentido de familiaridad con la información, tengo la sensación de que ya me lo sé. Pero tienes que ser capaz de evocar y de saber explicar esa información, eso es más complicado.

En un examen no te piden que codifiques, te piden que evoques.
¿Has practicado esa evocación?

Si hacemos el esfuerzo de evocar y no lo conseguimos y tenemos que ir a ver cuál era la respuesta, el esfuerzo de haberlo intentado hace que sea más eficaz en el futuro recordar el dato.

Aquí te muestro siete claves y estrategias para mejorar tu aprendizaje.

1-Activar los conocimientos previos.

Se trata de que antes de empezar a estudiar o a leer un libro, eches un vistazo al indice y trates de pensar sobre de qué crees que va a ir y que sabes sobre ello, que conocimientos previos tienes (esfuerzo de preactivar conocimientos).

2-Imágenes visuales

Nuestro cerebro tiene preferencia por la información visual, crear imágenes mentales relacionadas nos ayudará en el aprendizaje.

3-Resúmenes, ejemplos y mapas conceptuales

Crea resúmenes con tus propias palabras y mapas conceptuales. No los copies del libro, intenta evocar la información.
Viene bien explicarnos a nosotros mismos lo que estamos aprendiendo.

También ayuda ir parando en cada tema para preguntarnos a nosotros mismos: esto que acabamos de leer explícalo con tus propias palabras, ¿Qué ejemplos podemos poner?

4-Preguntas previas.

Consiste en prepararnos preguntas mientras leemos para luego realizárnoslas.
Tratamos con esas preguntas de recuperar lo aprendido.
Nos creamos preguntas con la respuesta, y las vamos usando para ponernos a prueba.

Evaluarse es una de las formas más eficaces de aprender. Además tiene una doble función evalúas lo que has aprendido y evocas la información consolidándola.

5-Distribuir en el tiempo

Distribuir la practica del estudio en el tiempo. No procrastines dejándolo todo para los últimos días, no conseguirás un aprendizaje solido.

Espacia la práctica de la evocación. Utiliza más tiempo a la evocación y que estén las prácticas bien distribuidas, mejor 4 sesiones de 1 hora que 1 sesión de 4 horas.

6-Estudia sin distracciones

Para aprovechar la memoria de trabajo debemos estar en un entorno sin estímulos que compitan con lo que queremos aprender.

Incluso la música puede ser una distracción. Si hay ruidos en tu entorno unos cascos con música van a ser una distracción menos mala que los ruidos aleatorios. Si vas a estudiar con música, mejor que sea una sin letra.

7-Motivación

La motivación es clave a la hora del aprendizaje. Es tener motivos para llevar a cabo las cosas que nos van a hacer aprender.

El interés es importante dentro de la motivación, y la autoeficacia todavía más.

La autoeficacia es la creencia que tienes en ver si eres capaz o no de aprender algo.
Se plantea un reto de aprendizaje, se basa en las creencias que tienes de ti mismo sobre tu capacidad de aprender.

Si la autoeficacia es negativa, si creemos que no vamos a ser capaces de aprender algo, tenemos una gran probabilidad de no aprenderlo, y de no esforzarnos mucho.

Resumen

7 claves resumidas para aprender mejor
Antes de empezar con el tema piensa en los conocimientos previos que tienes.
Usa imágenes visuales.
Crea resúmenes con tus propias palabras y mapas conceptuales.
Vete preparándote preguntas mientras lees para autoevaluarte.
Distribuye la practica del estudio en el tiempo.
Estudia sin distracciones
Trabaja tu motivación y la autoeficacia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *