Amistad

La amistad es una de los aspectos más importantes de la vida. En muchas entradas hemos hablado sobre la importancia de la socialización y los beneficios que tiene para la salud tanto física como mental.

Las amistades fomentan el sentimiento de pertenencia al grupo lo cual mejora nuestro autoconcepto y autoestima. El sentirnos integrados es necesario en nuestro desarrollo como personas.

Las amistades se basan en la confianza y reciprocidad, dos características que vamos aprendiendo en la niñez y adolescencia. Sentirnos apoyados y compartir intimidades, preocupaciones alegrías y logros nos ayuda a formarnos como personas.

Aristóteles distinguía tres tipos de amistades

  1. Las amistades útiles: Las centradas en los beneficios que se pueden obtener de la otra persona.
  2. Las amistades para la diversión: La interacción nos produce satisfacción porque son divertidas.

    Estos dos tipos de amistad están centrados en uno mismo.
  3. Las amistades virtuosas: Caracterizadas por benevolencia, justicia. Aristoteles la consideraba como la forma más elevada de la relación ya que se basa en la bondad y será profunda y duradera.

Aristóteles dudaba sobre la posibilidad de que los jóvenes y ancianos pudieran adquirir amistades virtuosas ya que consideraba a los jóvenes hedonistas que buscan solo el placer y los ancianos buscaban lo útil y provechoso.

A finales del siglo XX se realizan numerosos estudios en relación con la amistad en las que se evidenció la asociación entre alteraciones psicológicas y el tener pocas relaciones sociales.

En los últimos años se han acumulado multitud de resultados sobre la importancia de las relaciones de amistad en todas la etapas de la vida.

Etapas según la edad

Robert Selman estudió la consciencia de amistad en niños y adolescentes diferenciando etapas según la edad.

Etapa 0 (3-7 años):  Compañerismos de juego momentáneo. Los niños son egocéntricos y juegan con el que tiene al lado. Su interés es físico (el que juega mejor, el que tengo cerca)

Etapa 1 (4-9 años):  Asistencia unidireccional: Mi amigo es quien hace lo que yo quiero

Etapa 2 (6-12 años): Cooperación bidireccional. Aquí ya se tiene en cuenta la reciprocidad aunque prevalecen los intereses personales.

Etapa 3 (9-15 años):  Relaciones intimas compartidas mutuamente: La amistad se concibe como algo continuo, donde hay compromiso y se hacen cosas por el otro. Los amigos se vuelven posesivos y se exige exclusividad.

Etapa 4 (A partir de 12 años): independencia autónoma. Se respetan las necesidades y las autonomía del otro.

El paso de una etapa a otra es progresiva y depende sobre todo de tres factores:

  1. La capacidad de ponerse en el punto de vista del otro. Esto es posible cuando el niño deja de ser egocéntrico.
  2. Pasar de ver a la otra persona por sus características físicas (el que tengo más cerca, el que corre más, el que tiene más pinturas) y verla por las psicológicas
  3. Valorar la amistad como una interacción a largo plazo en vez de algo momentáneo.

Neurociencia de la amistad

A la hora de entablar amistad con otras personas nuestro cerebro reconoce varias claves de manera automática y en escasos segundos, que “predice” en cierta manera si esa persona es de fiar o no. Para ello, se sirve de señales visuales, como rasgos faciales, lenguaje no verbal, que son procesadas en la corteza temporal inferior, específicamente, en el giro fusiforme.

El cerebro controla la producción de hormonas y neurotransmisores que modulan las interacciones sociales. La oxitocina se libera con los abrazos, es responsable de las decisiones prosociales, nos empuja a generar vínculos. Las endorfinas, dopamina y serotonina aumentan en situaciones en las que nos encontramos a gusto con nuestros amigos.

Beneficios de la amistad

Aumenta la longevidad
Una de las características más comunes entre las poblaciones más longevas del mundo suele ser la importancia que le conceden a las relaciones sociales. En varios estudios han relacionado los lazos de amistad con el aumento de supervivencia.

Reduce el estrés
El sentirnos apoyados, el poder desahogaros o incluso el recibir consejos o ayuda en los momentos difíciles nos ayuda a lidiar mejor con los problemas.

Estimulación cognitiva
Por desgracia en la pandemia hemos podido observar cómo personas que vieron limitado el contacto con sus familiares y amigos retrocedieron en habilidades cognitivas de manera muy significativa ya que el estimulo de conversar, compartir, reír… había desaparecido.

Desarrollo personal
A través de la amistad adquirimos valores, conocimientos y forma de pensar diferente a la nuestra lo cual nos enriquece.

Una de las mas bellas cualidades de la verdadera amistad es entender y ser entendido – Seneca

Últimas entradas

La personalidad

"La personalidad es la suma total de los patrones de conducta, actuales o potenciales, de un organismo determinados por la herencia y...

Cara a cara

Se dice que la cara es el espejo del alma. Nuestro rostro aporta muchísima información en el lenguaje no verbal ya que...

Saber escuchar

Zenón de Citio acertó al decir que “tenemos dos orejas y una boca para oír más y hablar menos”,

Sofrosyne y el término medio

Me da la sensación de que cada vez vivimos tiempos de más extremismos y de confrontaciones. Parece que hay una corriente que...

Sabías esto...