Sesgo del superviviente

En la segunda guerra Mundial, la Marina Real Britanica era fuertemente golpeada por el ejército nazi, y buscaban mejorar sus aviones analizando los impactos balísticos.

Imagina que los impactos de bala en los aviones que consiguen «sobrevivir», los que no fueron derribados por los cazas enemigos, son como el avión de la imagen ¿Qué zonas del avión reforzarías para su blindaje?

Una respuesta fácil sería: TODO

Lo ideal sería poder blindar todas las partes del avión pero eso tenía dos problemas:

1) Costaba dinero

2) El blindaje debía ser óptimo: blindar lo justo ya que sino el avión pesaría demasiado

Hay que decidir el menor blindaje posible para reforzar lo máximo.

Por aquel entonces los ingleses recibían el apoyo de un grupo de estadísticos de Columbia, el conocido como «Statistical Research Group» (SRG)

Los trabajos de este grupo propiciaron el nacimiento de una rama de la estadística, la Investigación Operativa: maximizar/minimizar beneficios al menor coste posible Una especie de Proyecto Manhattan, pero con ecuaciones en lugar de con armas.

Los militares hicieron mapas de impactos en los aviones que volvían: muchos impactos en fuselaje, pocos en motores.

Esos dibujos se mostraron al SRG, preguntando a los sesudos matemáticos que parte de alas y fuselaje tenían que reforzarse.

Quizás pienses que la respuesta es obvia: «Reforzar las áreas de fuselaje y alas donde más impactos había en que volvían»

Pero… la respuesta no fue la esperada

La respuesta

La respuesta de un estadístico, Abraham Wald, les dejó blancos:

¡Había que reforzar las zonas sin impactos!

Abraham Wald, uno de los estadísticos del SRG, concluyó que lo óptimo era blindar morro, motores y la parte media.

Wald se preguntó: si estos son los de los aviones que volvían… ¿Dónde están los agujeros de los aviones que faltan?

Wald asumió que los impactos tenían que ser uniformes a lo largo del avión: si a pesar de los impactos en ciertas zonas, los aviones habían vuelto, esas zonas ya estaban reforzadas A pesar de recibir el impacto, los aviones pudieron seguir volando.

En lugar de centrarse en los «supervivientes», Wald propusó centrarse en las zonas sin impacto, en los perdidos.

Los impactos perdidos serían las áreas a reforzar, los impactos de los que nunca volvieron.

Y este sería el SESGO DEL SUPERVIVIENTE

Sesgo del Superviviente

El sesgo del superviviente o sesgo de supervivencia es la falacia lógica que consiste en concentrarse en las personas o cosas que superaron un proceso de selección pasando por alto a aquellas que no lo hicieron, típicamente por su falta de visibilidad. Esto puede conllevar a conclusiones falsas de muy diferentes formas.

Más ejemplos

El casco Brodie

Tras su implantación hubo una subida de hospitalizados graves: la conclusión médica fue que llevar el casco era peor que no llevarlo.

¿El problema? Que antes de llevarlo, no sobrevivían al hospital.

Accidente del challenger

La noche anterior del despegue, los ingenieros conversaron por teléfono sobre su dudas dada la previsión de bajas temperaturas.

En la comisión Rogers posterior aparece está gráfica: temperatura (eje X) vs nº accidentes (Y)

¿Su conclusión? No se observa un aumento de accidentes en función de la temperatura, no hay un patrón en los puntos ¿El problema? Omitieron todos aquellos vuelos SIN ACCIDENTES ¡NINGUNO de los que salió bien se hizo CON BAJAS TEMPERATURAS!

Arte

Suele existir una percepción sesgada de que cualquier época pasada fue mejor.

No se suelen exponer «malas» obras, así que solo vemos lo top de cada época.

Conclusión

Si solo analizamos a la gente que sobrevive de un desastre o enfermedad, sacaremos conclusiones erróneas ya que estamos excluyendo a la mayoría de población sana.

Fuente: @DadosdeLaplace

Artículo anteriorAceptación
Artículo siguienteLos 4 tipos de carácter según Aristóteles

Últimas entradas

Ilusiones ópticas

Nuestra mente no piensa en términos absolutos. Juzgamos todo de manera relativa a un punto de referencia Vamos a...

Dime que inteligencia usas y te diré quien eres

Cuando hablamos de personas inteligentes lo solemos hacer de manera global, sin tener en cuenta que existen diferentes tipos de inteligencias.

No escuchamos

Existe diferencia entre “escuchar” y “oír”. La definición de escucha según la Real Academia de la Lengua es : “ prestar...

Soltar el pasado

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía...

Sabías esto...