Los 4 tipos de carácter según Aristóteles

Aristóteles nos proporciona una categorización lógica de cuatro tipos de carácter:

-El virtuoso

-El moderado

-El intemperante

-El vicioso.

Ejemplo

(sacado del libro Los Simpson y la Filosofía)

Supongamos que alguien va andando por la calle y se encuentra una billetera con una cuantiosa suma de dinero.

1-El virtuoso

El virtuoso no sólo decidirá entregar la billetera a las autoridades competentes, sino que lo hará con gusto: sus deseos condicen la decisión y la acción que cree correctas.

2-El moderado

El moderado sería capaz de tomar la decisión correcta, es decir, devolverla intacta, y también sería capaz de actuar según la decisión que ha tomado. Pero, de hacerlo, estaría actuando en contra de sus deseos. El rasgo principal de la persona moderada consiste, pues, en tener que luchar contra sus deseos para hacer lo que debe.

3-El intemperante

El intemperante es capaz de tomar la decisión correcta, pero su voluntad es débil. En el caso de la billetera, se rendirá ante su propio deseo de quedarse con la billetera y no conseguirá actuar como es debido, aunque sepa que está mal quedarse con la billetera.

4-El vicioso

En lo relativo al vicioso, no presenciaremos una lucha contra los propios deseos ni una debilidad volitiva. Esto se debe a que la decisión del vicioso es moralmente errónea, y sus deseos la secundan por completo.

El vicioso se quedaría con el dinero (y tiraría la billetera a la basura o la devolvería mintiendo sobre su contenido), desearía plenamente hacerlo, y actuaría en consecuencia.

Virtuoso es quien posee las virtudes y las pone en práctica. Las virtudes son estados (o rasgos) de carácter que disponen a quien los ha desarrollado a actuar y reaccionar emocionalmente de forma correcta.

Partiendo de esto, comprendemos que Aristóteles insista en definir las virtudes como condiciones del carácter vinculadas tanto con las acciones como con los sentimientos.

Últimas entradas

La personalidad

"La personalidad es la suma total de los patrones de conducta, actuales o potenciales, de un organismo determinados por la herencia y...

Cara a cara

Se dice que la cara es el espejo del alma. Nuestro rostro aporta muchísima información en el lenguaje no verbal ya que...

Saber escuchar

Zenón de Citio acertó al decir que “tenemos dos orejas y una boca para oír más y hablar menos”,

Sofrosyne y el término medio

Me da la sensación de que cada vez vivimos tiempos de más extremismos y de confrontaciones. Parece que hay una corriente que...

Sabías esto...