Representaciones inadecuadas

Si opones esto, vencerás a la representación, no serás arrastrado por ella. Lo primero , no te dejes arrebatar por su intensidad , sino di: «Espérame un poco, representación; deja que vea quién eres y de qué tratas, deja que te ponga a prueba». – Epicteto

Nuestra mente tiene la sorprendente capacidad de ser muy rápida y de clasificar todo lo que ve.

Como ya hemos hablado varias veces en los sesgos cognitivos, nuestro cerebro tiene que tomar decisiones en una fracción de segundo, durante miles de años el cerebro nos ayudaba a sobrevivir actuando así, si se movía algo en unas ramas podía ser un animal salvaje y tenías que correr antes de evaluar si realmente se trataba de eso. Pero en la vida moderna esa misma habilidad la empleamos para confirmar prejuicios estereotipos y suposiciones.

En el diario para estoicos de Ryan Holiday nos proponen hacer una pausa y preguntarnos varias cosas:

¿De verdad esto es tan malo? ¿Conozco bien a esta persona? ¿Por qué esto me provoca sentimientos tan intensos? ¿Acaso la ansiedad contribuye a esta situación? ¿Qué tiene esto de especial?

Al plantearnos estas preguntas (cuando ponemos a prueba nuestras impresiones, como recomienda Epicteto) es menos probable que nos dejemos llevar por ellas o que actuemos en función de una impresión equivocada o parcial.

Este es un ejemplo de entrenamiento para enfrentarse debidamente a las representaciones inadecuadas, según el estoicismo.

Epicteto dice al final: «No te rindas, aguanta y sigue para conseguir el fin, la imperturbabilidad o Eudaimonia»

Artículo anteriorLos cinco motivos sociales
Artículo siguienteIncomodidad voluntaria

Últimas entradas

Ilusiones ópticas

Nuestra mente no piensa en términos absolutos. Juzgamos todo de manera relativa a un punto de referencia Vamos a...

Dime que inteligencia usas y te diré quien eres

Cuando hablamos de personas inteligentes lo solemos hacer de manera global, sin tener en cuenta que existen diferentes tipos de inteligencias.

No escuchamos

Existe diferencia entre “escuchar” y “oír”. La definición de escucha según la Real Academia de la Lengua es : “ prestar...

Soltar el pasado

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía...

Sabías esto...