Producto mínimo viable (MVP)

El producto mínimo viable es un producto con suficientes características para satisfacer a los clientes iniciales, y proporcionar retroalimentación para el desarrollo futuro.

Aprender de un MVP es a menudo menos caro que desarrollar un producto con más características, las cuales aumentan costes y riesgo si el producto falla, por ejemplo, debido a suposiciones incorrectas.

El término MVP fue acuñado por Frank Robinson aproximadamente en 2001, y popularizado por Steve Blank, y Eric Ries.

El bucle construir-medir-aprender (Build-Measure-Learn) y el MVP

El producto mínimo viable está pensado para trabajar con el bucle construir-medir-aprender, de forma que con cada nueva iteración:

  1. Construimos un nuevo MVP, en base al anterior o totalmente nuevo
  2. Establecemos una serie de métricas con las que medimos la reacción de los usuarios
  3. Para acabar aprendemos de toda esta información para realizar una nueva iteración

El proceso se realiza en este orden pero se plantea en el orden inverso, es decir:

  1. Primero realizamos una serie de hipótesis que queremos comprobar (aprender)
  2. Definimos una serie de indicadores o métricas para extraer la información que nos ayude a comprobar la hipótesis (medir)
  3. Finalmente construimos el producto viable mínimo que necesitamos para medir y aprender sobre nuestra hipótesis.

Las hipótesis son variadas empezando la primera iteración con la pregunta básica: ¿existe un grupo de usuarios con el problema que nuestro producto pretende solucionar?

Si la respuesta es no, somos nosotros los que tenemos un problema y hay que replantear todo de nuevo. Si la respuesta es sí, hemos dado el primer paso para alcanzar el éxito.

El propio Facebook, hoy en día la red social más grande, ya fue un MVP. La plataforma fue probada por Mark Zuckerberg con sus colegas de la Universidad de Harvard.

El producto mínimo viable no es solo para definir si un producto es una buena apuesta o no. Crear un prototipo y probar la aceptación del mercado brinda valiosos feedbacks.

Es interesante utilizar la estrategia para formular el mejor producto. El proyecto final puede ser bastante diferente de esa prueba inicial, todo dependerá de la respuesta pública.

Artículo anteriorPrincipio de Pareto
Artículo siguienteJuego de suma cero

Últimas entradas

Ilusiones ópticas

Nuestra mente no piensa en términos absolutos. Juzgamos todo de manera relativa a un punto de referencia Vamos a...

Dime que inteligencia usas y te diré quien eres

Cuando hablamos de personas inteligentes lo solemos hacer de manera global, sin tener en cuenta que existen diferentes tipos de inteligencias.

No escuchamos

Existe diferencia entre “escuchar” y “oír”. La definición de escucha según la Real Academia de la Lengua es : “ prestar...

Soltar el pasado

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía...

Sabías esto...