La química del amor

Qué mejor día que un 14 de febrero para hablar sobre el amor.

Todos en nuestra vida nos hemos enamorado alguna vez, y sabemos el torbellino de emociones que se experimenta durante ese proceso.
Se nos acelera el pulso, estamos eufóricos, fantaseamos con un futuro junto a la otra persona, se nos llena el estomago de mariposas, perdemos el apetito, …

El proceso del enamoramiento no es nada sencillo, ya que confluyen reacciones emocionales.
Una primera fase del enamoramiento es la atracción de la que os hablamos en esta entrada.

Al enamorarnos hacemos estallar un coctel de químicos que revolucionan nuestras emociones.

Hay electricidad (descargas neuronales) y hay química (hormonas y otras sustancias que participan).

Cuando nos enamoramos liberamos sustancias químicas que producen ese estado tan peculiar en nuestro cuerpo.
Estas sustancias en el cerebro funcionan como neurotransmisores y en la sangre como hormonas.

Neurotransmisores y hormonas

Dopamina

Es el neurotransmisor del placer. Activa nuestros sistemas de recompensa, por eso esta implicada en las adicciones (ludopatía, adicción a drogas o sexo).

La dopamina no solo aumenta cuando hacemos algo que nos gusta sino también cuando pensamos en ello.
Es el neurotransmisor más energético, el aumento de dopamina esta relacionando con mayor optimismo, nos motiva para ser más competitivos, para defendernos o alcanzar una meta, pero al mismo tiempo nos empuja a conductas de mayor riesgo.

Serotonina

Es la hormona de la felicidad. Durante el enamoramiento la serotonina nos hace sentir felicidad por estar al lado de nuestra pareja.
Regula el apetito y la digestión.
Así como la dopamina es una hormona activadora, la serotinonina esta asociada a la calma, la sociabilidad y el humor estable.

La mayoría de los antidepresivos de hoy en día hacen que la serotonina este más elevada.

Oxitocina

La oxitocina nos ayuda a forjar los lazos afectivos. Se libera con el contacto físico (abrazos, …).

Es el neurotransmisor de la confianza, aumenta cuando reconocemos caras familiares.
Se segrega en grandes cantidades durante el orgasmo, para crear un vinculo entre las dos personas.

Noradrenalina

La que nos da un “chute” de energía. Hace que el corazón se nos acelere, nos suba la presión arterial, nos pongamos rojos, empecemos a sudar, …

Es la hormona del sistema nervioso simpático.
En ese momento de efusividad, desactiva las sensaciones de hambre y sueño.

Conclusión

No somos solo química.

El enamoramiento es un estado fascinante en el que se intercalan la física, la química, nuestras creencias, las culturas, energías, … que nos hace estar en un estado de locura de sensaciones extraordinarias, que acaba siendo transitorio para dar paso a un amor de pareja.

Feliz día de los enamorados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *