La Parálisis del Sueño

Año 2009, yo estaba en la Riviera Maya en el viaje de estudios después de finalizar la carrera de Ingeniería Informática.

Un día, me desperté, abrí los ojos vi la habitación pero no era capaz de emitir sonido ni de mover ninguna parte de mi cuerpo. Imaginaros la angustia que sentí.

Mi cabeza empezó a funcionar a toda velocidad buscando sentido y solución a aquella situación.

La idea que más fuerza iba cogiendo era que me había quedado tetrapléjico, ¿cómo iba a ser eso posible? ¿Y ni siquiera poder hacer un mínimo ruido?

Estaba atrapado en mi propio cuerpo.

Menos mal que transcurrido un minuto todo volvió a la normalidad, pude levantarme, y me pedí una piña colada y un mojito para desayunar.

¿Pero, qué me había pasado?

La parálisis del sueño

Es un trastorno del sueño que se produce durante la transición entre el sueño y la vigilia, ya sea en los momentos previos a conciliar el sueño o en el momento del despertar.

Quien la sufre, despierta bruscamente teniendo plena consciencia de sus pensamientos pero manteniéndose paralizado físicamente. 

Aunque puede abrir los ojos, no es capaz de emitir sonido ni mover músculo alguno, lo cual le genera una considerable sensación de angustia y de temor por estar sufriendo un episodio de una enfermedad grave.

Sin embargo, no existe peligro alguno para la vida, pues los músculos respiratorios siguen funcionando automáticamente

Este trastorno se debe a una intrusión anormal de un estado de REM (movimiento ocular rápido) durante un estado de vigilia: literalmente estás despierto, pero parte de tu cerebro sigue sumido en el sueño. Durante la fase REM, el cerebro inhibe el movimiento de la mayoría de nuestros músculos para evitar que representemos los sueños y nos lesionemos de forma involuntaria, de ahí la parálisis corporal.

Su duración suele ser corta, generalmente entre uno y tres minutos, tras los cuales la parálisis cede espontáneamente.

Este trastorno está recogido en la clasificación internacional de los trastornos del sueño dentro del grupo de las parasomnias.

Causas

Se han descrito varios factores que pueden asociarse a parálisis del sueño, entre ellos los horarios irregulares, por ejemplo por trabajos nocturnos, síndrome del cambio rápido de zona horaria (jet lag), privación de sueño y la postura de dormir boca arriba.

La teoría más aceptada para explicar el fenómeno es que se produce una disociación entre los mecanismos que provocan la relajación muscular en el sueño de movimientos oculares rápidos (sueño MOR) y aquellos que mantienen el estado de alerta, por lo que el individuo se despierta pero permanece en el estado de relajación total característico del sueño MOR. 


¿Os ha pasado alguna vez?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *