El poder de los segundos

La vida nos puede cambiar en un segundo, tanto para bien como para mal. Vivimos intentando mantener el control de lo que pasa a nuestro alrededor, luchando contra la incertidumbre, pero la mayoría de las cosas no dependen de nosotros y de la noche a la mañana todo puede cambiar.

Y es que los segundos pueden ser poderosos. Por eso vamos a hablar de dos técnicas basadas en 5 segundos.

Primera técnica

La primera de ellas la podemos poner en práctica todos los días, cuando nos vemos en la necesidad de decirle a alguien algo sobre su apariencia.

Si aquello que vas a decir no puede resolverse en cinco segundos, es mejor que no lo digas.

Por ejemplo: ¿Has engordado?, ese vestido no te queda nada bien, ese corte de pelo no te favorece.

Por el contrario, si es algo que puede resolverse en 5 segundos, puedes mencionarlo, pero con educación. Por ejemplo: Tienes algo de comida entre los dientes, tienes la cremallera bajada.

Segunda técnica

La segunda técnica esta basada en un libro llamado “The 5 seconds rule” de Mel Robbins. En el libro la autora describe una forma de evitar la tendencia que tenemos a procrastinar o dejar para mas tarde las cosas que no nos motivan o que por alguna razón no queremos hacer.

Esta estrategia se basa en tomar el control cuando comenzamos a sentir incertidumbre, pereza, miedo. Según Mel Robbins, 5 segundos es el tiempo que se toma nuestro cerebro para convencernos de no hacer las cosas. En realidad lo hace para protegernos, ya que está programado para evitar aquellas situaciones que impliquen riesgo. Por eso cada vez que nuestro cerebro interpreta que estamos ante una situación de peligro, nos paraliza, y nos da motivos (excusas) para no actuar.

Esta es la regla de los 5 segundos: En el momento que tengas el instinto de actuar para alcanzar una meta, haz una cuenta atrás de cinco segundos y al llegar al 1, muévete físicamente, porque al movernos es cuando nuestro cerebro nos sigue.

La cuenta atrás sirve tanto para enfocar nuestra atención en nuestro propósito como para interrumpir la tendencia de nuestra mente a sabotear nuestra voluntad de hacerlo.

Por ejemplo:

  • En vez de pensar en la pereza que me da ir al gimnasio, cuento 5,4,3,2,1  me dirijo a preparar la mochila y voy al gimnasio.
  • Si estoy postergando coger cita en el dentista, hago la cuenta atrás y cojo del teléfono.
  • Puedes utilizarlo también con tus hijos. Cuando no te están haciendo caso, o están muy rebeldes, en vez de gritarles cuenta 5,4,3… y así lograrás hablarles de una manera más relajada.

“Si no comienzas a hacer las cosas que no tienes ganas de hacer, te despertarás dentro de un año en exactamente el mismo lugar.” Mel Robbins

¿Qué te han parecido estas dos técnicas? Son muy fáciles de poner en práctica y pueden llevarte a conseguir grandes cambios, tanto en las relaciones sociales como contigo mismo.

Últimas entradas

¡No sin mi grupo!

Si pensamos en sociedad, pensamos en grupos. Como repetimos constantemente en nuestras entradas, somos seres sociales. “Durante la mayor...

Iatrogenia y … ¿Ayudaño?

Iatrogenia Causar daño cuando se intenta ayudar. El daño que causa el sanador. Puede ser producido...

Incomodidad voluntaria

En el grupo de Patreon de “El estoico” hemos realizado las últimas dos semanas el reto de la incomodidad voluntaria.

Representaciones inadecuadas

Si opones esto, vencerás a la representación, no serás arrastrado por ella. Lo primero , no te dejes arrebatar por su intensidad...

Sabías esto...