Complejo de Eróstrato y el postureo

Eróstrato fue un pastor de Éfeso que en el año 356 a.C fue responsable de la destrucción del templo de Artemisa, considerado una de las siete maravillas del mundo antiguo, con el único motivo de ser conocido en su tiempo y en la historia. Su único fin fue lograr fama a cualquier precio.

Y de ahí viene el complejo de Eróstrato, se usa para referirse a las personas que buscan fama (ser recordados), usando los medios que tienen a su alcance.

En esta época nos ha tocado convivir con las nuevas tecnologías. Las redes sociales son muy útiles para comunicarnos o buscar información. Poder contactar con miles de personas tiene una parte negativa, como ya hemos hablado en otras entradas, nuestro cerebro es el mismo que el de hace 120.000 años, quiere que encajemos en un grupo, piensa que es más probable que sobrevivas de esa forma, así que tienes que caer bien y preocuparte si no encajas.

Sentimos la necesidad de mostrarle a los demás lo felices que somos en nuestra vida.  Creamos una imagen imaginaria de quienes somos solo con un fin: ser el más feliz.  

Postureo

Mostrar a los demás lo feliz que soy

«la adopción de ciertos hábitos, gestos y actitudes que buscan proporcionar una buena imagen de nosotros, con el fin de demostrar a los demás que somos felices aunque pueda que no sea así o no estemos convencidos de ello».

Efectos negativos

Hay varios trastornos psicológicos causados por las redes sociales:

1.Estrés cuando no se domina toda la información, necesitamos que sea inmediato y en el menor tiempo posible.

2. Malas interpretaciones. Se malinterpretan los tonos.

3. Baja autoestima. Las redes sociales son fuentes de comparación.

4. Miedo a ser diferente. Querer encajar incluso cuando nuestros valores son diferentes.

5. Pérdida de tiempo. Las horas pasan volando mientras compruebas las redes sociales y ves las vidas de los demás.

6. Fomo (Fear of missing out) sensación constante de que otros podrían estar teniendo experiencias gratificantes de las cuales uno está ausente, miedo al arrepentiemiento.

7. Ansiedad por no tener móvil, dependencia a internet, …

Artículo anteriorEnfócate
Artículo siguienteLa queja

Últimas entradas

Ilusiones ópticas

Nuestra mente no piensa en términos absolutos. Juzgamos todo de manera relativa a un punto de referencia Vamos a...

Dime que inteligencia usas y te diré quien eres

Cuando hablamos de personas inteligentes lo solemos hacer de manera global, sin tener en cuenta que existen diferentes tipos de inteligencias.

No escuchamos

Existe diferencia entre “escuchar” y “oír”. La definición de escucha según la Real Academia de la Lengua es : “ prestar...

Soltar el pasado

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía...

Sabías esto...