Como recomendaban los estoicos usar el lenguaje

La retórica estoica (dialéctica elocuente)

Dialéctica vs Retórica

La dialéctica se caracteriza por ir alternando preguntas y respuestas, y se suele dar en ámbitos privados de discusión; la retórica en cambio es un tipo de discurrir más extenso, no requiere la intervención del interlocutor y se usa sobre todo en la esfera pública.
Digamos que es un discurso extenso, instructivo y lógicamente consistente

No hay diferencia entre los fines de ambas, sólo en sus métodos y en sus ámbitos de aplicación.

El estoico busca instruir y solo instruir, ya sea en una discusión privada o de cara al público.
La dialéctica es más apropiada cuando la instrucción se da uno a uno y la retórica cuando es a un número mayor de personas.

“La técnica de la dialéctica ha tenido un doble método de enseñanza: efectivamente, el de Aristóteles, que transmitió múltiples reglas para razonar, y el posterior de los llamados dialécticos [estoicos] que parieron otros muchos preceptos más sutiles”. Cicerón

Los estoicos, en especial Crisipo, pretenden devolver a la dialéctica el carácter puramente filosófico que tuvo en Sócrates y que Aristóteles le sustrajo, al convertirla en una mera técnica argumentativa.

Cinco virtudes del habla

De acuerdo con Diogenes Laercio, la retorica estoica identificó cinco virtudes del habla:

  1. Gramatica correcta y buen vocabulario.
  2. Claridad de expresión. Hacer que las ideas se entiendan con facilidad.
  3. Concisión. No emplear más palabras de las necesarias.
  4. Propiedad de estilo. Apto para el tema y para la audiencia.
  5. Distinción o excelencia artística y evitar la vulgaridad.

La retórica tradicional compartía la mayoría de estos valores. Con la excepción notable de la concisión.

La consecuencia más importante de esta aplicación de la teoría de la unidad de las virtudes a la elocuencia es que no hay hombres elocuentes no-sabios. Quienes hablan de lo que no saben (los charlatanes ignorantes), quienes tienen creencias falsas (los que yerran), o quienes hablan de cosas meramente probables (aquellos que expresan sólo sus opiniones o creencias) no pueden ser elocuentes.

La elocuencia, dirían los estoicos no tiene nada que ver con hablar fluida o persuasivamente, sólo tiene que ver con hablar verazmente.

Conclusión

Casi todo lo que se escribió durante el periodo formativo de la teoría retórica estoica se ha perdido sin dejar huella. Debe recurrirse a la descripción de Diogenes Laercio de la filosofía estoica y a los peculiares tratados retórico-filosóficos de Cicerón.

  1. La retórica estoica no difiere mucho de la dialéctica: es sólo discurso dialéctico extenso, sin intervención del interlocutor y ante un público.
  2. Los estoicos sostienen que todo discurso debe tener cinco excelencias o virtudes: la pureza del lenguaje, la claridad, la concisión, la adecuación al tema y la distinción.
  3. Estas cinco cualidades constituyen a su vez la virtud más amplia de la elocuencia, virtud que podríamos caracterizar como el hablar verazmente.
  4. Sólo el sabio es elocuente, pues sólo el sabio sabe qué decir (la verdad) y cómo decirlo (elocuente-, esto es, verazmente).

2000 años después vemos que estas virtudes son muy aplicables a nuestra época.

Últimas entradas

El poder de los segundos

La vida nos puede cambiar en un segundo, tanto para bien como para mal. Vivimos intentando mantener el control de lo que...

La dicotomía del control en el día a día

La dicotomía de control es una herramienta estoica que consiste en el conocimiento de que algunas cosas están bajo nuestro control y...

Hay algo que no cuadra

En el mundo occidental tenemos la calidad de vida más alta que los seres humanos hayan conocido jamás.

Narciso y las consecuencias del autoengaño

Narciso Liríope era una linda ninfa de agua y dio a luz a un bebe muy hermoso, al que...

Sabías esto...