Aprender eficazmente

En esta entrada quiero hablar de como usar técnicas para aprender de una forma más eficaz.

Normalmente repetimos los esquemas que aprendimos en el colegio, que suele ser el siguiente: leer, tomar notas y memorizar.

Y la verdad es que las técnicas que utilizamos para memorizar puede que no sean una garantía. Yo que tengo mala memoria hablaré de este tema en otra entrada, con técnicas para mejorarla, pero vamos a lo que vamos …

Ahora mismo no recuerdo la mayoría de los teoremas aprendidos en clase, ni las formulas de física o de química. Ni los análisis sintácticos, muchos de los temas de historia aprendidos…

En el mundo evolutivo, es importante adaptarse y aprender, así es como nuestra especia ha ido evolucionando. Esa capacidad de aprender cada vez es más importante y la tendencia es clara, cada vez avanzamos más rápido.

El mundo antes daba grandes cambios cada varias generaciones y ahora puede cambiar varias veces en una generación. (De la escritura a internet, la web, los smartphones, la inteligencia artificial, nanotecnología, machine learning, …)
Crece exponencialmente la capacidad de innovación y la información que generamos.

En 2013 hubo una investigación que calculó en los dos últimos años se había generado el 90% de los datos que la humanidad había generado en toda su historia. Así que podemos decir a día de hoy que en la última generación se ha creado casi la totalidad de la información que existe.

Creo que entenderás que adaptarse es importante en este cambio continuo. Aquí van dos claves:
1-Hay que ser capaz de procesar y retener de manera eficaz conocimiento nuevo (estudiar y aprender)
2-Debemos aprender de nosotros mismos. Ver cómo nos aseguramos de que aprendemos de la experiencia que vamos adquiriendo con los años.

En mi infancia muchas veces el aprendizaje se basaba en repetir y repetir hasta memorizar. En las tablas de multiplicar puede que funcione pero en otros aspectos no tanto. Se aprobaba el examen y se olvidaba después.
Es curioso que recuerdo los números de los teléfonos fijos de amigos a los que llamaba hace 25 años.

Hermann Ebbinghaus (Un psicólogo alemán del siglo XIX) fue pionero en la investigación sobre la memoria, y descubrió el fenómeno de la curva del olvido.
La curva del olvido fue un estudio para ver cómo evoluciona la retención de la información con el paso del tiempo. Hay hasta una ecuación definiendo esta curva.
Como resultados demostró que olvidamos de forma exponencial, más o menos podríamos decir que: a los 20 minutos recordamos el 60% de la información. Nos queda un 35% de lo aprendido pasada una hora. La curva se aplana y retenemos un 20% del total pasado un mes.

La curva del olvido cambia mucho si introducimos recordatorios recurrentes en el proceso de aprendizaje. Es decir, si repasamos la información que queremos recordar. Repetir pero de forma deliberada, programada y consciente (El efecto espaciado).

Dos parámetros claves que detectó Ebbinghaus fueron la atención y el interes.
El aprendizaje es mucho mayor cuanta mayor atención pongamos y cuanto mayor sea nuestro interes sobre el tema. Es lógico.

Un ejemplo claro que ponía Ebbinghaus es que un niño solo necesita una vez para entender que no tiene que tocar una estufa que esta encendida pero muchas veces no recordamos el color de ojos de las personas que vemos a diario

Técnicas para aprender y retener (Ponerlo en práctica)

Dedicar algo de tiempo en diseñar un sistema y planificar como vamos a utilizarlo (es una inversión que a largo plazo nos ahorrara esfuerzos)

Como crear el sistema

1. Crear una planificación para repasar información. Crear un calendario de repaso con periodos cada vez más largos entre repasos. (puede ser una hora primero, luego un día, una semana, un mes, …). Adaptarlo según vayamos viendo que nos funciona. Si recordamos perfectamente aumentamos el tiempo si no la reducimos.

2. Almacenar y organizar la información.
Yo utilizo el programas para organizar la información. En mi día a día utilizo la aplicación todoist para añadir proyectos, notas y tareas que quiero realizar. En varios proyectos utilizo herramientas de gestión como pueden ser jira o trello. Y muchas veces utilizo la app de notas de mi teléfono móvil.

Aunque a muchas personas hacerlo manualmente les ayuda en el proceso de aprendizaje. En series de televisión de EEUU seguro que has visto a personas con tarjetas con información que quieren retener.

3. Tener una forma de medir el progreso y reforzarlo positivamente. Yo veo la cantidad de tareas que realizo diariamente. También me gusta realizar un resumen semanal con lo que he realizado. En cuanto a refuerzos positivos, yo no suelo utilizar, pero la verdad es que me siento mucho mejor los días que noto que han sido productivos y que he aprendido.

4. Utilizar sesiones de repaso de una duración definida y limitada (unos 30 minutos y luego descansos)
Aquí puedes descubrir el método pomodoro del cual hablé hace poco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *