Los cuatro acuerdos

En la entrada de hoy os vengo a hablar de “Los cuatro acuerdos” es un libro escrito por Miguel Ruiz (1952), escritor y orador mexicano. El libro está basado en la sabiduría tolteca, cultura precolombina de que dominó en el norte del altiplano mexicano entre los siglos X y XII.

Resulta curioso que en tan solo cuatro consejos explicados de una manera sencilla se pueda sacar tanto jugo, ya que si pusiéramos en práctica estos cuatro acuerdos de manera constante, nuestra vida cambiaría de manera radical para mejor.

Estos cuatro acuerdos ayudan a entender mejor, a no juzgar, a gestionar mejor nuestras emociones, a dominar nuestros impulsos.

PRIMER ACUERDO: SÉ IMPECABLE CON TUS PALABRAS

Las palabras crean estados de consciencia; y éstos, determinan tus pensamientos, que a su vez, se manifiestan en acciones.

Todo se manifiesta a través de la palabra, nuestras metas, deseos, dones, ideas…

La calidad de nuestras palabras y nuestro lenguaje no verbal puede cambiar tanto nuestra comunicación como la manera de comunicarnos. Por ese motivo es necesario elegir bien nuestras palabras, ya que están cargadas de significado.

El término impecable viene de “sin pecado”, palabras sin voluntad de herir, de no molestar de no ofender.

Cuida tus pensamientos. Evalúa antes de hablar. Busca tener más precisión en tu lenguaje para expresar adecuadamente todas tus ideas. Evita herir e intenta aportar valor en tus interacciones con los demás.

SEGUNDO ACUERDO: “NO TE TOMES NADA PERSONALMENTE”

La mayoría de las personas asumen que cada cosa que pasa está diseñada a favor o en contra de ellos mismo.

Esto es habitual cuando vivimos desde el ego no somos capaces de separar las cosas que nos pasan de la interpretación que hacemos de las cosas que nos pasan.

Si una persona hace algo que te ofende, el problema está en ella no en ti. Probablemente hubiera hecho lo mismo si se cruza con otra persona. Intenta mirar el hecho con cierta distancia y no tomártelo como si fuera algo personal. Si algo te molesta exprésalo claramente desde tu punto de vista pero sin imponer tus deseos y opiniones por encima de los demás.

Este segundo acuerdo te ayudará en sentirte más libre, ya que vivimos siendo demasiado susceptibles a lo que digan o piensen sobre nosotros. Ponlo en práctica que te liberará de los dogmas y condicionamientos sociales y culturales que arrastras en tu vida.

TERCER ACUERDO: “NO HAGAS SUPOSICIONES”

Otra fuente de malestar interior es vivir haciendo suposiciones.

¿Cuánto tiempo dedicas al día elucubrando cuestiones que nada tiene que ver con la realidad?

El proceso de suponer es inconsciente y forma parte de los sesgos cognitivos del cerebro. Lo hace de manera automática para ahorrarnos tiempo y energía que supondría percibir, evaluar y decidir todo con un procesamiento cognitivo lento y costoso. Por lo general buscamos atajos rápidos basándonos en nuestros esquemas mentales previos y experiencias que hemos vivido.

No proyectes en otros cosas que no sabes. Sitúate en la realidad. Pregunta las dudas, infórmate, observa y despeja las dudas.

CUARTO ACUERDO: “HAZ SIEMPRE LO MÁXIMO, LO MEJOR QUE PUEDAS”

Este acuerdo propone que te muevas hacia el rasgo de la excelencia.

No vivas con la duda de si podrías haberlo hecho mejor. Busca la excelencia tanto en el proceso como en el resultado.

Hacer el máximo esfuerzo es salir de tu zona de confort para expandirte un poco más allá, es dar un poco más de lo habitual, es dejar de restarle importancia a las cosas que la tienen.

Es utilizar tu energía para llegar a ser tu mejor versión.

¿Qué te han parecido estos cuatro acuerdos? ¿Cual te parece el más fácil o difícil de llevar a cabo? Espero que te sirvan de ayuda en tu día a día.

Últimas entradas

Resiliente VS Resistente

Resiliencia es una de las palabras de moda. Se está usando mucho a propósito de la pandemia que hemos vivido. En España, incluso se...

Resistencia a lo que es y compulsiva tendencia a...

Hay un raro mecanismo en la mente, que es fuente de incertidumbre, desdicha innecesaria, sufrimiento. Es una misteriosa resistencia a lo que...

Error Humano

Cuantas veces nos pasa el querer realizar un acción y terminar haciendo otra sin darnos cuenta. Llegar a la cocina y no...

Visualiza tu vida, 20 años no es nada…

Que cierto es eso de que conforme te vas haciendo más mayor el tiempo pasa más rápido. Tiene su lógica y también...

Sabías esto...