La inscripción del templo de Delfos: “Conócete a ti mismo”

“Es mucho más importante que te conozcas a ti mismo que darte a conocer a los demás” – SÉNECA

El aforismo «Conócete a ti mismo» ha sido atribuido a varios sabios griegos antiguos:
Heraclito, Quilón de Esparta, Tales de Mileto, Sócrates, Pitágoras, Solón.

Platón dio gran difusión a esta frase a través de sus diálogos, recordándonos la importancia de mirar hacia dentro antes de tomar cualquier decisión.

El Oráculo de Delfos

Si el asunto era importante y uno podía permitírselo, consultaba a un oráculo, y el mejor estaba en Delfos. Era el corazón de la Grecia clásica, el lugar más influyente y mejor informado.

En el Oráculo de Delfos, antes de plantear cualquier consulta a los dioses, obligaba al viajero a investigar su propia esencia.

Ese era el punto de partida para comprender el mundo.

Autoconocimiento

Han pasado varios siglos, y hoy en día la mayoría de nosotros no nos conocemos a nosotros mismos. No entendemos nuestras emociones, no conocemos nuestros defectos y cualidades.

Somos esa sociedad que sigue actuando sin reflexionar, que culpabiliza a otros de sus fracasos.

El autoconocimiento va mucho más allá de almacenar recuerdos y conceptos que nos caracterizan, se trata más bien de llegar a un estado de análisis profundo y autoaceptación. Es la búsqueda de nuestra verdadera naturaleza, de nuestros deseos y emociones.

Inscripción

Para terminar os dejo una inscripción que se podía leer dentro del templo de Delfos:

«Te advierto, quienquiera que fueres tú, que deseas sondear los arcanos de la naturaleza, que si no hallas dentro de ti mismo aquello que buscas, tampoco podrás hallarlo fuera. Si tú ignoras las excelencias de tu propia casa, ¿cómo pretendes encontrar otras excelencias? En ti se halla oculto el Tesoro de los Tesoros. Hombre, conócete a ti mismo y conocerás el universo y a los dioses«.

Artículo anteriorLey de Goodhart
Artículo siguienteIdentificación con las cosas

Últimas entradas

Nos sentimos mal por sentirnos mal

“En la época de mi abuelo, si se sentía mal consigo mismo pensaba: “Caray, hoy me siento como excremento de vaca …...

Los 4 tipos de carácter según Aristóteles

Aristóteles nos proporciona una categorización lógica de cuatro tipos de carácter: -El virtuoso -El moderado

Sesgo del superviviente

En la segunda guerra Mundial, la Marina Real Britanica era fuertemente golpeada por el ejército nazi, y buscaban mejorar sus aviones analizando...

Aceptación

Aceptación, qué bonita palabra y qué difícil resulta a veces llevarla a cabo.Suele ser frecuente confundir la aceptación con resignación, pero nada...

Sabías esto...