La importancia de la inteligencia financiera

El dinero no da la felicidad, suele decirse. Sin embargo, los problemas económicos son causa de preocupación constante y falta de sueño para la mayoría de las personas.

La inteligencia financiera es la capacidad individual de gestionar, resolver o administrar los problemas relacionados con el dinero.

En el colegio aprendemos muchas cosas sobre el dinero, pero pocas verdaderamente útiles. Utilizando el símil de la pesca, nos enseñan qué son los peces, los tipos de peces que hay, donde viven….
Aprendemos que se pescan con una caña de pescar, con una red. Puede que con suerte nos den una caña. Pero nadie nos enseña a pescarlos: controlar los gastos innecesarios, desarrollar estrategias de ahorro y consumo, buscar nuevos medios de generación de dinero de forma pasiva…

Conocer la diferencia entre un activo y un pasivo, saber realizar un balance de cuentas, entender cómo funcionan los tipos de interés y cómo afectan a nuestra vida diaria, invertir nuestros ahorros para salvar la inflación y no ver reducido nuestro patrimonio… es tan importante y fundamental como cuidar nuestra salud física y mental. Y todo ello a su vez está interconectado.

Estas son alguna claves importantes e iniciales para entender la importancia de la inteligencia financiera y hacerte cargo de tu futuro financiero:

1. Los milagros no existen, al menos en las finanzas.
No esperes hacerte rico rápidamente. No existen fórmulas mágicas. Cuidado con los gurús o “vendedores de humo”.

2. Adquiere conocimientos. Conocer es poder.
Lee, investiga, estudia. Invierte en conocimiento. Los 10 euros de un libro de hoy serán 1000 o 10000 € de mañana.

3. Desarrolla una conciencia positiva sobre el dinero.
Vivimos demonizando el dinero. Hablar de dinero es tabú, mala educación o sinónimo de avaricia, poder, corrupción… El dinero es una fuente de intercambio de energía. Cuanto antes entiendas esto y desarrolles una conciencia positiva alrededor del dinero mejor.

4. Evita las deudas y el apalancamiento.
Esta es la mejor forma de arruinarse. Mientras no gastes lo que no tienes vas por un camino seguro.

5. El poder del ahorro y del interés compuesto.
La respuesta a la siguiente pregunta tiene alto poder de correlación con la inteligencia financiera que posees: ¿Cuántos meses podrías vivir con lo que tienes ahorrado si dejaras de trabajar o ingresar dinero? El 60% de las personas podrían vivir 3 meses. El resto menos…

6. Cuídate a ti mismo primero.
Y muy relacionado con lo anterior: al principio de cada mes mete una cantidad X de dinero en una cuenta que no tenga ninguna tarjeta asociada a ella. Puede ser un 5-10% de lo que ingreses. Pero algo, lo que sea. Una persona que gana 800€ llegará a final de mes sin ahorros, independientemente de haber retirado previamente 10€ de su cuenta al inicio del mes. Sorprende la cantidad de personas con ingresos de más de 2000-3000€ incapaces de ahorrar un euro a final de mes.

7. Cabeza fría, controla tus emociones.
Gastas más cuando estás cansado, triste o aburrido. En las financias es importantísima la inteligencia emocional y el autocontrol.

8. Tienes lo que tienes…
Ojo con las expectativas, se realista. No te adelantes a lo que vas a ganar o ingresar en un futuro. En finanzas se aplica la misma regla que en la vida: es el aquí y el ahora. Nada más.

9. Que el dinero trabaje para ti.
No trabajes tú para el dinero. Haz que el dinero trabaje para ti. Busca maneras de generar activos, y empieza a reducir tus pasivos…
(Activo: todo aquello que hace entrar dinero en tu cuenta. Pasivo: todo aquello que hace salir dinero de tu cuenta).

10. Tu destino: la libertad financiera.
No esperes que papá estado te vaya a mantener siempre. El sistema actual es inviable económica y matemáticamente. El sistema de pensiones actual tiene la estructura de una estafa piramidal. Esto es un hecho y una realidad. Pero esta es la buena noticia. No llegas tarde, aún tienes tiempo. Toma la vida en tus manos y ocúpate de tus finanzas de una forma proactiva. En tan solo unos meses vas a notar la diferencia.

Libros recomendados

Padre rico, padre pobre, de Robert Kiyosaki 
El monje que vendió su Ferrari, de Robin S. Sharma
Educación Financiera avanzada partiendo de cero, de Gregorio Hernández Jiméne

Artículo anterior¿Por qué nos sentimos atraídos?
Artículo siguienteAntifrágil

Últimas entradas

La personalidad

"La personalidad es la suma total de los patrones de conducta, actuales o potenciales, de un organismo determinados por la herencia y...

Cara a cara

Se dice que la cara es el espejo del alma. Nuestro rostro aporta muchísima información en el lenguaje no verbal ya que...

Saber escuchar

Zenón de Citio acertó al decir que “tenemos dos orejas y una boca para oír más y hablar menos”,

Sofrosyne y el término medio

Me da la sensación de que cada vez vivimos tiempos de más extremismos y de confrontaciones. Parece que hay una corriente que...

Sabías esto...