Hábitos atómicos

Los hábitos son las conductas o actividades que realizamos de manera repetitiva, tanto consciente como inconsciente. Pueden ser buenos o malos y en consecuencia contribuyen a nuestro éxito o fracaso.

Los hábitos positivos promueven nuestro crecimiento personal. Tener hábitos, nos convierte en personas enfocadas, realizadas y nos ayuda a mejorar nuestra calidad de vida.

Para ayudar a crear buenos hábitos o eliminar los malos, os presentamos un libro del que seguro que habéis oído hablar. Se trata de “Hábitos atómicos” de  James Clear.

Es un libro muy recomendable por su fácil lectura y por sus consejos.

Según James Clear, los hábitos son el interés compuesto de la superación personal, los efectos de tus hábitos se multiplican en la medida en que los repites cada día. Trabajar para lograr ser un 1% mejor cada día cuenta mucho a la larga.

En Hábitos atómicos, James Clear expone todos los antídotos posibles para terminar con los malos hábitos, desarrollar nuevos y más saludables, aprovechar su poder sobre nuestra vida y alcanzar metas más grandes en el mediano y largo plazo.

Clear propone que nuestro comportamiento no sucede de manera espontánea, es el resultado de una acción inicial que desata una cadena de tareas. Por esto mismo es tan importante desarrollar hábitos saludables, por que cuando empiezas la serie con algo bueno, es más natural que cosas buenas le sigan.

Artículo anteriorHábitos atómicos
Artículo siguienteSANDWICH DE VERDAD

Últimas entradas

Nos sentimos mal por sentirnos mal

“En la época de mi abuelo, si se sentía mal consigo mismo pensaba: “Caray, hoy me siento como excremento de vaca …...

Los 4 tipos de carácter según Aristóteles

Aristóteles nos proporciona una categorización lógica de cuatro tipos de carácter: -El virtuoso -El moderado

Sesgo del superviviente

En la segunda guerra Mundial, la Marina Real Britanica era fuertemente golpeada por el ejército nazi, y buscaban mejorar sus aviones analizando...

Aceptación

Aceptación, qué bonita palabra y qué difícil resulta a veces llevarla a cabo.Suele ser frecuente confundir la aceptación con resignación, pero nada...

Sabías esto...