El sesgo de impacto

Este sesgo es el error que comete nuestra mente cuando piensa en situaciones que pueden ocurrir en el futuro.

Normalmente tendemos a suponer que las situaciones negativas serán mucho peores de lo que en realidad son. O que las positivas serán mejores de lo que efectivamente terminan siendo.

Tendemos a pensar que los que son más guapos, más ricos, con puestos más importantes, son más felices. Esto hace que nos planteemos conseguir objetivos difíciles lo cual nos puede hacer sentir frustrados. Hay una máxima budista que dice que todo deseo es una infelicidad que elegimos, que por cada cosa que deseamos hacemos un contrato con nosotros mismo hasta que lo conseguimos. Esto nos enseña que mucha veces hay que conformarse con lo suficiente. El problema es saber dónde esta ese suficiente.

Ejemplos

Dan Gilbert, psicólogo social de la Universidad de Harvard, demostró en diferentes estudios como el sesgo de impacto les hacía a las personas sobreestimar sus reacciones emocionales ante la previsión de eventos como por ejemplo:
fallar al obtener algo que queremos, rupturas amorosas, críticas sobre nuestra personalidad, muertes, rechazos laborales e incluso derrotas electorales.

El dentista
Imaginamos que al ir al dentista sufriremos mucho. Aunque los medios técnicos hayan avanzado y buena parte del sufrimiento que antes se pasaba haya desaparecido o disminuido.

La idea ha permanecido en el inconsciente colectivo (Ir al dentista es sinónimo de dolor y sufrimiento) Nos imaginamos un futuro peor de lo que es en realidad.

Ganar la lotería
Imaginamos que si ganamos la lotería, tendremos toda una vida de lujos, disfrute y felicidad. En la práctica, hay muchos estudios que demuestran que ganar la lotería no es tan bueno como imaginamos.

Causas

Interpretación errónea de eventos futuros: Al predecir cómo una experiencia nos impactará emocionalmente, los eventos que no se han vivido son particularmente difíciles.
Los humanos somos muy malos prediciendo el futuro.

Teorías inexactas: La gente ha creado teorías culturales y ha tenido experiencias que influyen en gran medida en las creencias sobre cómo nos afectará un evento. Por ejemplo, nuestra cultura ha enfatizado una correlación entre riqueza y felicidad, sin embargo, a pesar de esta creencia; el dinero no necesariamente trae felicidad.

Sesgo de distinción:Sesgo cognitivo por el cual las personas se enfocan demasiado en las diferencias entre dos eventos futuros en lugar de las características compartidas. 

Creación de sentido: Las personas no reconocen la rapidez con la que le darán sentido a un evento y, por lo tanto, no pueden anticipar la desaceleración de las reacciones emocionales.

Bajo corrección (anclaje y ajuste): Las personas basan su predicción en cómo se sienten actualmente y nunca ajustan con precisión sus predicciones.

Conclusión

Con el sesgo de impacto pronosticamos estados futuros que la mayoría de veces no van a suceder, y nos mantienen sumidos en el miedo.
Para poder superar este sesgo es importante tomar conciencia de la distorsión de la realidad que nos provoca y esforzarnos para que desaparezca.

Como solemos decir en esikigai con los sesgos, es importante saber que existen, conocerlos y tener pensamiento crítico.

Últimas entradas

Memoria Episodica

En esta entrada explicamos como se divide la memoria a largo plazo. La memoria episódica forma parte, junto a...

Las 4 fases esenciales del aprendizaje

Uno de los psicólogos más influyentes de la psicología humanista de la Historia, Abraham Maslow, definió el proceso de aprendizaje en 4 etapas:

Mentalidad fija vs Mentalidad de crecimiento

La psicologa Carol Dweck, una de las investigadoras más importantes del mundo en el campo de la psicología social y desarrollo, diferenció...

¿Por qué recordamos las caras antes que los nombres?

Te acuerdas de ese chicho que iba a tu clase, ese que tenía una hermana que trabaja en la tienda al lado...

Sabías esto...