El arte de ser feliz (Schopenhauer)

Eudemonología o el arte de ser feliz, explicado en 50 reglas para la vida, es el título de una serie de artículos que escribió el filósofo alemán Arthur Schopenhauer (1788-1860), recopilados y posteriormente publicados. A diferencia de El arte de tener razón, que ya en forma manuscrita aparece como una pequeña obra acabada, El arte de ser feliz nunca fue terminada y quedó en su forma más básica: 50 reglas para la vida de las que se compone se redactaron en diversos momentos y se encuentran dispersas en los distintos volúmenes y carpetas del filósofo alemán.

Desde 1822, Schopenhauer comenzó a recopilar sentencias, máximas, apotegmas y reglas para vida de pensadores y escritores en un cuaderno especialmente previsto para ello. El resultado final es El arte de ser feliz, una verdadera joya excluida de su legado filosófico al no ser grato buscar consejos sobre la felicidad entre las advertencias de un maestro del pesimismo.Pero es precisamente a partir de la concepción pesimista de la vida que Schopenhauer nos invita a servirnos del ingenio humano y la prudencia práctica para conseguir la felicidad. En este resumen recogemos algunas de las cincuenta reglas para la vida que muestran la compatibilidad del pesimismo metafísico con los esfuerzos para llevar una vida feliz. En un entorno laboral donde la apatía, la desilusión, la falta de horizontes o, incluso, la depresión están a la orden del día, una lectura sosegada de estas “reglas” bien merece la pena.

Últimas entradas

Nos sentimos mal por sentirnos mal

“En la época de mi abuelo, si se sentía mal consigo mismo pensaba: “Caray, hoy me siento como excremento de vaca …...

Los 4 tipos de carácter según Aristóteles

Aristóteles nos proporciona una categorización lógica de cuatro tipos de carácter: -El virtuoso -El moderado

Sesgo del superviviente

En la segunda guerra Mundial, la Marina Real Britanica era fuertemente golpeada por el ejército nazi, y buscaban mejorar sus aviones analizando...

Aceptación

Aceptación, qué bonita palabra y qué difícil resulta a veces llevarla a cabo.Suele ser frecuente confundir la aceptación con resignación, pero nada...

Sabías esto...