Efecto Spotlight (Foco)

Efecto Spotlight: por qué creemos que todos nos juzgan constantemente.

Es la tendencia a sobreestimar la cantidad de personas que notan tu apariencia o comportamiento. Sobreestimamos la cantidad de atención que presta la gente a nuestro comportamiento y apariencia. Cuando pensamos que un acto o elemento propio resulta muy llamativo y todo el mundo va a fijarse.

Ejemplos

Sales de casa sin peinarte y piensas que todos te están mirando percatándose de tus pintas.

Llevas una mancha en la chaqueta, o llevas mucho tiempo aparcando y piensas que todos se están fijando.

Las valoraciones que hacemos, muchas veces, van de la mano de prejuicios egocéntricos. Estamos tan centrados en nuestra apariencia o comportamiento que sobreestimamos el grado en el que lo perciben os demás.

El método de pago “Pay what you want”

El “pay what you want” o precio determinado por el comprador es una estrategia de venta en la que, básicamente, el consumidor es el que decide cuánto va a pagar por algo.

Se ha constatado que pagar ante la presencia de otros es un buen augurio para los pagos en este contexto porque puede hacer que los clientes sientan que están bajo un foco social.

La presencia social es, por tanto, clave para ser el centro de atención. Y es que, el efecto de foco puede ser mayor en presencia de personas con las que se mantiene cierta distancia o son directamente desconocidas.

No es lo mismo la sensación de ser observado que la sensación de preocupación crónica de ser observado

El primero se refiere a las personas que, generalmente, no se preocupan por cómo aparecen en público. Se pueden sentir observados, pero como no están muy preocupados por su apariencia ante el resto, no cambian su comportamiento.

El segundo se refiere a las personas que, generalmente, se preocupan por cómo aparecen en público.

Relacionado con la ansiedad, estas personas muestran conductas más prosociales y menos antisociales cuando sienten que las observan.

Experimentos realizados

Camisetas vergonzosas

En la Universidad de Cornell, se pidió a estudiantes que se vistieran con camisetas que ellos consideraban vergonzosas. Tras ello, se les pidió que evaluaran el número de personas que se habían fijado en ese detalle considerado como vergonzoso. Asimismo, se les preguntó a las personas que habían observado. La contrastación de datos reflejó que menos de la mitad de las personas que los participantes pensaban que se habían fijado en ellos lo había hecho realmente.

El mismo experimento se ha llevado a cabo de múltiples maneras con resultados muy semejantes, con aspectos como por ejemplo el peinado, o incluso en la participación en debates.

Artículo anteriorInteligencia fluida y cristalizada
Artículo siguienteValla de Chesterton

Últimas entradas

Memoria Episodica

En esta entrada explicamos como se divide la memoria a largo plazo. La memoria episódica forma parte, junto a...

Las 4 fases esenciales del aprendizaje

Uno de los psicólogos más influyentes de la psicología humanista de la Historia, Abraham Maslow, definió el proceso de aprendizaje en 4 etapas:

Mentalidad fija vs Mentalidad de crecimiento

La psicologa Carol Dweck, una de las investigadoras más importantes del mundo en el campo de la psicología social y desarrollo, diferenció...

¿Por qué recordamos las caras antes que los nombres?

Te acuerdas de ese chicho que iba a tu clase, ese que tenía una hermana que trabaja en la tienda al lado...

Sabías esto...