Chucky, el Yety y la guerra de los mundos

En octubre de 2008 apareció un rumor en un pequeño pueblo de Oklahoma: una tienda local vendía una muñeca que entre balbuceos sin sentido y palabras como “mamá”, decía “el islam es la luz”. Los medios locales no tardaron en hacerse eco del peligro que suponía aquel juguete. La noticia llegó a otros estados y empezaron a aparecer casos en los que se aseguraba que la muñeca también decía que “Satán es el rey”. 

Otro muñeco escandalizó a los padres californianos que denunciaron que al apretarle la mano decía: tengo una pistola, tengo una pisto, corre corre. El muñeco ero un Tinky Winky, el de los teletubbies. 

¿Pero que estaba pasando? ¿El espíritu del muñeco diabólico chucky? ¿Una organización malvada?

La percepción humana y la sugestión pueden llevar a la gente a creer en cosas que no son reales, como las muñecas diabólicas o el yeti, y puede llevar a que se propague una historia y se cree un fenómeno colectivo a pesar de la falta de evidencia objetiva.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *