Sapere aude, atrévete a saber, atrévete a pensar

Muchas veces asumimos los pensamientos e ideas de otros como propias sin haber pasado ningún filtro para saber si son convenientes para nosotros, si son correctas o si son falsas.

En nuestra vida hay muchos ejemplos de estos comportamientos:

Ser religioso por que así te han educado.
Casarte porque es lo que se espera de una relación asentada.
Tener redes sociales porque todos las tienen.
Ser de un equipo de fútbol porque tu circulo cercano lo es.
Querer ganar mucho dinero porque has oído que es lo mejor que te puede pasar.
Viajar constantemente porque te comentan que es la mejor manera de aprender cosas.

No queremos decir que sea malo casarse, tener redes sociales o que no se aprenda viajando. Solo decimos que muchas veces se realizan sin razonarlo, lo hacemos porque otros lo dicen o hacen.

Sapere aude, ¡Sé valiente y atrévete!

El ser humano se siente más cómodo en la pereza y en la seguridad de que razonen otros, porque pensar por cuenta propia cansa y exige sentido de la responsabilidad; permaneciendo en una infancia intelectual, se evita el esfuerzo del pensamiento crítico.

Lo más sencillo es dejarse llevar, no enfrentarse a uno mismo. No tener que analizar sobre las cosas que nos rodean.

Es mucho más fácil hacer lo que dicen que hay que hacer y pensar como dicen que hay que pensar. De esta forma evitamos el enfrentamiento.

Si queremos construir nuestra propia filosofía de vida hay que ser valientes.

“Sapere aude, “atrévete a saber”, atrévete a pensar”, ten el valor de servirte de tu propia razón”.

El “sapere aude” es una expresión clásica que utilizó Immanuel Kant a finales del siglo XVIII, en un texto célebre.

Últimas entradas

Ilusiones ópticas

Nuestra mente no piensa en términos absolutos. Juzgamos todo de manera relativa a un punto de referencia Vamos a...

Dime que inteligencia usas y te diré quien eres

Cuando hablamos de personas inteligentes lo solemos hacer de manera global, sin tener en cuenta que existen diferentes tipos de inteligencias.

No escuchamos

Existe diferencia entre “escuchar” y “oír”. La definición de escucha según la Real Academia de la Lengua es : “ prestar...

Soltar el pasado

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía...

Sabías esto...